.

.

lunes, 20 de febrero de 2012

El Rey Momo.



Dios expulsado del Olimpo por comprender demasiado a los humanos y criticar a dioses y semidioses que no miran sus propias miserias. 


Momo fue degradado a Rey y condenado a vivir por toda la eternidad en la tierra junto a hombres y mujeres.
Una vez por año el Rey Momo agita las almas de los mortales. Inventa mascaritas, colombinas, reinas y murguistas. 
A su manera el Rey Momo intenta que por unos días los humanos se revelen ante dioses y poderosos. Los insta a que sean libres de cualquier moral hipócrita e interesada. Los arenga para que la alegría invada sus corazones.


Llego el tiempo de lentejuelas, bombos, platillos y redoblantes. A bailar y a gozar compañeros que nadie nos esta mirando.  

PD: dicen que durante los carnavales el Rey Momo anda escribiendo historias que suceden en los corsos y en calles. Dicen que a estas historias, las va dejando debajo de las baldosas por las veredas de los barrios. Recomiendan la viejitas sabias de Avellaneda, que si en días de lluvia llegas a pisar una baldosa floja y te salpica no putees. Debajo de esa baldosa inquieta, seguramente te esta esperando una historia de carnaval.


Lentejuela-Coco Romero

2 comentarios:

Geraldine, dijo...

me encantó, ojalá nunca se pierda el corso, yo tenía al rey momo y al bombero loco!...trato de llevar a mi hijo cuando en el barrio llegan las comparsas.....te felicito por tu escrito y a ver si pasas a saludar...beso!

Feli dijo...

En la foto el Momo de los Inevitables de Flores, Portado por Petro Pereira, un grande en la murga más divertida de Buenos Aires