miércoles, 28 de diciembre de 2011

CARTA DE HEBE A CRISTINA


Querida Cristina:
Me dormí entre cansada y con bronca después de escuchar el parte que leyó Scoccimarro anunciando tu carcinoma.

Me desperté a la 1:30, me senté en la cama y corrí hasta el cuaderno que tengo en la mesa para escribirte. "¡Qué cagada!", pensaba.

Pongo la radio mientras escribo y escucho tus actividades del día de hoy. Pego un puñetazo sobre la mesa y me digo "otra vez tu ejemplo, tu entrega, tu gran responsabilidad, tu amor hacia nosotros".
Gracias gran mujer.

Gracias gran gobernante.
Gracias nuestra pequeña y dulce Cristina.

La vida te pide otra vez una prueba y vos nos demostrás que vencerás a esta pequeña glándula como lo venís haciendo con las elecciones del 2007 y del 2011.

El pueblo te ama, te acompaña y te dice "Avanti morocha".

Me vuelvo a la cama más tranquila. Éste es mi abrazo cálido, largo y apretado contra mi corazón.
 

Hebe de Bonafini
Presidenta de la Asociación
Madres de Plaza de Mayo

5 comentarios:

  1. Hermosa carta de Hebe! Vamos Morocha!

    ResponderEliminar
  2. La morocha no tiene igual, pero esa vieja no tiene precio.
    Que las parió.

    ResponderEliminar
  3. mauro gonzalez diez29 dic. 2011 05:54:00

    Hebe siempre me hace emocionar y La Morocha demuestra que es un orgullo de género, un orgullo nacional y también extra muros.
    Vamos Presi! Fuerza!
    Gracias Hebe por se tan Madre!

    ResponderEliminar
  4. Grande Hebe! con una sintesis poderosa.
    No estaremos a la altura de tanta historia y militancia pero escribimos algo sobre la salud de cfk y la canallada mediatica, espero que pasen.

    Abrazo y adelante, la fuerza de cris es nuestra fuerza! la del pueblo!

    http://labasicavirtual.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Compañero, te pido que incluyas este nuevo blog -made in córdoba- y algo diferente...
    http://robertolomje.blogspot.com/

    FELIZ AÑO NUEVO !!!!!!

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.