martes, 9 de julio de 2013

El cachivache Gabriel Levinas y la revista El Poteño

En los años 1982-83 Levinas no se la jugo nada. Los que se la jugaron fueron muchos compañeros que siguieron militando y no pararon un solo día hasta que terminamos con la la dictadura en el 2003. Si en el 2003! En 1977 comenzó en el caso de la comunicación gráfica el movimiento de revistas subterráneas, las imprimíamos como se podía, las armábamos con dos o tres hojas oficio dobladas al medio y tipiadas a maquina, algunos compañeros canillitas las ponían medio escondidas en los quioscos, era militancia, a fines de los 70 había mas de 500 revistas "subtes" por todo el país, esa fue la resistencia periodística y cultural a la dictadura desde la gráfica. Como pudimos difundimos la huelga de la CGT del 79, planteábamos el tema de los desaparecidos, las cuevas de la dictadura, los cómplices civiles. era parte de la militancia. Levinas en esa época estaba abajo de la cama. Y el gordo Lanata no existía. En el 82-83 mientras Levinas se hacia el "pulenta" desde el Porteño, los peronistas ya hacia un tiempo que combatíamos a la dictadura en la calle, en las fabricas, en las facultades, en los colegios. "A mi no me la vas a contar Mordisquito". 

Revista Naufragio, una de las tantas revistas subterráneas de la época.
Director: "Resorte" Hornos.

El Chino.

3 comentarios:

  1. El Porteño fue una muy buena revista, amplia y contestaria, a la salida de la dictadura. Digo que fue "muy buena" comparándola con las demás revistas que circulaban por los kioskos, incluso comparada con la reina de ellas, Humor. A mi juicio fue todavía mejor en su época cooperativa, cuando Levinas se aburrió y se fue a Formosa a criar caimanes. Y, por cierto, fue mucho más nacional y popular cuando Lanata se fue a dirigir Página/12, su obra mejor (siempre hay que tener en cuenta que entonces Lanata era la cara visible de un duo, donde la parte ordenada y más trabajadora era Ernesto Tiffemberg). En cualquier caso, a mi juicio la revista es imprescindible para entender qué pasó en Argentina en los años '80, y Pla aparición de Página/12 no se entiende sin ella.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, siempre se generan canales de comunicación que pueden ir un poco mas allá, pero no se puede comparar experiencias autogestivas de impacto focalizado con otras de alcance masivo.
    Voy a coincidir con Salinas.
    A mi juicio, Levinas es como el Chabán del periodismo, creador de una herramienta importante en los 80 pero capaz de dinamitar su vínculo con la misma.
    Por otro lado, de todas las lecturas de época, "El Porteño" era la mas comprometida cuestionando el fondo mas que las formas.
    Por último, no compré el primer número de Página 12 por Lanata, sino por muchas otras firmas que jerarquizaban la tapa.

    ResponderEliminar
  3. El tiempo muestra a los dos juntos en Clarin medio al cual supuestamente combatian

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.