domingo, 3 de julio de 2016

#CristinaConNavarro



Que me disculpen los viejos militantes de la resistencia alla por fines de los 60, principios de los 70, cuando en bajito me hacían escuchar las cintas de Perón con sus instrucciones estrátegicas. Me acuerdo que las escuchabamos varias veces, y no por no entender, sino porque siempre algún compañero se emocionaba y emocinaba a todos; y como siempre había un vinito para degustar las palabras del General. Andaban todos medios flojos de sentimiento, Se volvía la cinta atrás y a escuchar de nuevo.

Esta noche escuchando el audio de Cristina me acorde de esos tiempos que siendo un pibito de once, doce, trece años tuve la suerte de vivir. No quiero comparar los personajes ni los momentos históricos. Solo una cosquillita personal. Se que es muy atrevido, expresar esto, para los que hoy andan de paladar negro y almas blancas. Se que algunos se quejan porque la compañera salió por teléfono y no en estudio con imagen.

Se que algunos van perdiendo la mística de pensar que el Peronismo sigue vivo porque, como los chicos, te das un porrazo, te reventas las rodillas, lloras un poquito, y enseguida te levantas para seguir jugando con tus amigos, tus compañeros.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡ La amoooo !!! Fui a recibirla bajo la lluvia, y llegué a estar a unos 2m. Fue muy bueno escucharla.

    ResponderEliminar
  2. Casi 70 de vida y casi 60 de peruca de base,jubileta de minima y MUY pero MUY cabrero desde el 22.11, anoche escuchando a CFK enseguida me acorde del VIEJO cuando explicaba que para fabricar un rancho hace falta barro, paja y un poco de bosta, me parece que en el movimiento nacional siempre va a existir la bosta, pero me parece que es el tiempo de empezar a identificarla con nombre y apellido para poder mostrarle a los pibes que estamos viejos pero que como el viento todavia silbamos.Fraterno y peronista abrazo

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.