martes, 10 de enero de 2017

Los unos y los otros...




Veo en un canal de "noticias" que en un local de comida chatarra, basura, ubicado según las imágenes en una peatonal de Carlos Paz, (Córdoba), los clientes explotan en estampida. Corridas, gente que cae al suelo, gritos angustiados, desesperación. No entiendo que pasa. El periodista que presenta el video solo relata las imágenes. Al final cuenta el porque: dos personas fuera del lugar discutieron a los gritos por una entrada a no se que teatro. El solo escuchar un grito hizo que cientos de personas entraran en pánico quizas creyendo que el grupo CIA-ISIS o "La Campora" había llegado a la docta.
El relator se rie como si él fuera ajeno a este "panic attack"


Cuando uno pasa los cincuenta y largos, la memoria se vuelve muy selectiva, no es que olvide los malos momentos, solo que prioriza o nos proyecta en el "balero" la épica de las derrotas...

El 30 de Octubre de 1983, el Peronismo, nuestra familia, es derrotada en las urnas por la voluntad del pueblo. La UCR con el Dr. Alfonín se impone sobre nuestro movimiento después de mas de siete años de terror, persecuciones y miles de muertos y desaparecidos, en su mayoría, Peronistas.

Por un lado me sentía muy triste y por otro aliviado por el retorno a la voluntad popular. Creo que recien pasada la medianoche enfilé para la Av. Corrientes porteña.

Escuchar: "Si este no es el pueblo, el pueblo donde esá", me revolvía las tripas. Solo pensaba: llorando. Pero todos éramos argentinos, todos necesitabamos de esa fiesta, los milicos se habían ido.

Algo extraño pasaba. Cada tanto, los festejantes, gritaban: "vienen los peronistas, son los peronistas" y todo era una estampida. Gritos desesperados, gente que caía al piso, señoras que lloraban de miedo. En una de esas tantas demostraciones de pánico colectivo veo que después de una gran estampida, por el medio de la Av. Corrientes viene un morocho, solo, cancino, ido y llorando a moco tendido; era un compañero con la bandera peronista atada a su cuello. Corrientes quedó desierta, todos los ganadores estaban contra la pared o guarecidos en alguna galería o esquina. Me acuerdo que me acerque al compañero, lo tomé del hombro, y seguí con él, llorando, no se hasta donde.

Hoy pienso que las angustias de unos provocan el pánico de otros.

El Chino

3 comentarios:

  1. La histeria colectiva y la de masas, no es algo tan espontaneo hay que sembrarla abonarla es una labor de años.

    Pero hay algo mas que solo histeria, han sembrado algunas otras enfermedades en la psiquis colectiva.

    Si no como se explica que la gente, atente contra sus intereses o peor acepte la confiscación o eliminación de derechos laborales, civiles hasta humanos.

    ResponderEliminar
  2. Es así, somos l@s bich@s raros de la naturaleza argenta. Nos van a buscar cuando ya es tierra arrasada. Era muy pendejo en el 83 para entender cuánto había costado llegar a ese 30 de octubre, los caídos en Malvinas, los miles de desaparecidos como bien decís, la mayoría compañeros, el desgüace del Estado, la adquisición de deuda privada así, a lo pAVOTE, la industria era tierra yerma, el campo producía nada, los precios internacionales en el piso y de repente, una horda medio pelo en sus autitos más o menos nuevos (sobrevivientes exitosos a la tablita y la timba) nos empujaban de la escena por cuatro pelotudos que supimos tener y un cajón quemado por un limado, y no del huevo precisamente.
    Somos eso, la barbarie a la que se refería el Gran Garca Sarmiento, somos esa cosa indefinible que votó en masa a Yrigoyen y luego a Perón tres veces, somos los proscriptos, somos aquéllos o mejor dicho nuestros predecesores, que pusieron la cabeza para que se la rompan en los 60's cuando los rosariazos, cordobazos, etc, y también fuimos hasta no hace mucho, los que reinventamos una ARGENTINA vivible, respirable para tod@s.
    Los ataques de pánico de ésta mersada, si quieren, cuando seamos otra vez los reconstructores de LA PATRIA, se los tratamos gratis con políticas superadoras y acordes a nuestros tiempos y posibilidades.
    Hasta tanto, nada de mirar por la ventana, constituirnos en actores fundamentales de nuestro propio destino.

    ABRAZO PERONISTA

    ResponderEliminar
  3. El 30 de Octubre de 1983, el Peronismo, nuestra familia, es derrotada en las urnas por la voluntad del pueblo. Falso

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.