jueves, 23 de agosto de 2018

Declaraciones del Gral. Juan Domingo Perón sobre la campaña de desprestigio




Del libro:"La fuerza es el derecho de las bestias"

Una escandalosa campaña publicitaria de calumnias y de injurias ha sido lanzada para destruir nuestro prestigio y vulnerar nuestro predicamento en las masas populares. Allí es donde comprobamos hasta dónde pueden descender los hombres cuando la pasión ciega su razón, el impulso anula su reflexión y la palabra llega a adelantarse al pensamiento. 

 Todo es ataque personal, preferentemente íntimo. Se investiga para la publicidad. No se han ocupado de nada que presupongan las anunciadas irregularidades administrativas. Todo se ha reducido a asaltar y saquear nuestras casa y mencionar lo que poseemos sin interesarles si es bien o mal habido. 

Su afán de substraer toda investigación a la justicia demuestra el fin perseguido. Ellos saben que substraer un juicio de sus jueces naturales es un vicio de insanable nulidad por disposición constitucional. ¿Qué persiguen entonces con esas investigaciones inconstitucionales?, simplemente difamar, calumniar, destruir. 

 En nuestro país no lo conseguirán porque el pueblo conoce la verdad. En el extranjero es menester explicarlo, porque no se nos conoce. Lo hacemos a través de este libro aunque para ello debamos “chapalear en la inmundicia”. No siempre nos es dado elegir. Asombra que tanta infamia deba ser comentada, pero, a veces el corazón del hombre se impresiona en la falsedad cuando no encuentra la verdad para creer. 

 Asunción, 5 de octubre de 1955. 
 Declaraciones a la United Press del ex Presidente Perón

3 comentarios:

  1. Es de una actualidad que asombra.

    ResponderEliminar
  2. ¿Patria o colonia?
    ¿Cómo se puede defender concretamente nuestra Patria, cuando debemos aceptar la acción de degradación humana y muerte, promovida por nuestros enemigos?

    El rumbo de nuestra autonomía económica debe establecerse constitucionalmente, debemos poseer parámetros fijos que discriminen de antemano la proposición del mejoramiento y desarrollo del plan base.

    La proposición administrativa en cualquier cargo, debe estar sujeta a un contrato social con condiciones que detengan o lo anulen, en los casos de incumplimineto de los plazos de la proposición ajustados al plan, y del daño que las medidas tomadas puedan provocar, verificadas con un sistema estadístico y de proyección de todas las acciones tomadas.
    Para eso necesitamos una central informática de acceso gratuito y participativo, en donde tendríamos, 4 observaciones de comparación, la fija, la administrativa en curso, la proyectiva, y la del pueblo. Esto ayudaría a desmantelar el poder de los medios en la generación de interpretaciones equivocadas e evidenciaría las intenciones de otras propuestas en la sombra.
    Las condiciones del contrato debe incluir, aptitudes, capacidad, habilidad, historial, salud mental del administrador o empleado que se ajuste al plan fijo y a su porpuesta.
    Ya que la psicología ha promovido su conocimiento en el sector de recursos humanos para el servicio y la producción, vamos a hacerlos trabajar en la determinación de parámetros de sanidad mental en situación de poder, lo que haría verificar con autocrítica las estructuras de las casa del saber y del poder, para un reajuste entre teoría y encuentro con la realidad, lo que obligaría a un ejercicio de interdiciplinariedad para implementar el factor humano y su contexto, dentro de los estándares técnicos.
    De la misma manera que los programas retrógrados culturales moldeados en la sociedad han dado un paso hacia atrás, como por ejemplo haciendo evidentes los caracteres machistas de superioridad en actitud opresiva. Tenemos que llegar a implementar y hacer evidentes los caracteres de insanidad mental en las situaciones de poder que ejercen un daño conciente o inconciente en si mismos o en otros. Esta insanidad mental es propagada en los medios de comunicación y en la industria del entretenimiento, ejerciendo una tolerancia resistente de los caracteres psico-sociopáticos que germinan progresivamente. Esta tolerancia que pasa desapercibida nos obliga a jugar en los ambiente con reglas enfermas, intoxicándonos al tratar por empatía de relacionarnos con conciencias alteradas.

    Nuestra inteligencia primaria es de supervivencia y esto funciona de manera automática todo el tiempo, sin que debamos pensar en respirar o sintetizar moléculas, o eliminar toxinas. Es nuestra base y se aplica en el funcionamiento de la mente con procesos instantáneos para cumplir con el fin de vivir. Es el inconciente.
    Nuestra forma de alimentar las posibilidades de supervivencia es en la experiencia de la repetición de la prueba y error, que es nuestra forma de programar nuevos automatismos, como hablar, leer o escribir, a esto le llamados subconciente. En ese proceso progresivo de dominio de la autoprogramación podemos construir programas de entendimiento y comprensión que suman a la capacidad de perceptión de la realidad y de previsión de hechos futuros. Por lo que se genera una habilidad para unir el puente con ese futuro visto. La política es la entelequía de supervivencia mas refinada, se encuentra degradada por el esfuerzo que hay que realizar para dominarla.

    ResponderEliminar
  3. Es la inteligencia un artefacto moldeable a la mano que la empuña.
    Si la inteligencia es la herramienta, la conciencia es el campo o territorio en donde se aplica. La amplitud de ese campo esta dado de la experiencia resuelta o no, entre dolor-placer, sufrimiento-amor, ignorancia-conocimiento.
    Aquí se evidencia como una inteligencia por reducida que sea es más efectiva con una conciencia mayor, y menos efectiva con una menor, ya que posee menos parámetros de vida para comparar y prever un mejor futuro.
    Por lo que el elemento opresor es generado en ese desequilibrio, en donde la inteligencia se hace poseedora del territorio subordinando a la voluntad en segundo plano, por la comodidad que brinda las programaciones subconcientes que ejercen daños sin conciencia sobre ellos mismos u otros.
    El opresor por más que haga evidente su proceso subconciente y se sirva de el, lo que determina la calidad de la acción es su conciencia.
    Hacer evidente la conciencia en un opresor es un proceso de choque y quiebre de su munndo establecido, su status quo. En donde peligra la idea de identidad que hace posible la evidencia de su existencia. Esa sensación de amenaza y peligro es lo que lo impulsa a defender violentamente el territorio como si su vida dependiera de ello.
    Es por eso que las voluntades gobernadas por la opresión necesitan de leyes fijas que moldeen su subconciente para determinar los límites de su territorio, que lógicamente luchan con la transmisión cultural para que las leyes se adecúen al estatus quo, aunque las toleran.
    La ley no solo es parte de la entelequia del poder judicial, sino que debe inocularse en la costumbres culturales para transformarlas, y eso solo lo hace el ejemplo con conciencia, que es la forma de transmisión mas rápida, sencilla y eficaz que existe. La justicia social.
    La ley la inventaron los opresores, los libres no necesitan de las leyes porque conocen claramente sus límites.

    Un abrazo y fuerza para la lucha.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.