miércoles, 13 de noviembre de 2019

FELIPE QUISPE Y LOS GUERREROS PATRIOTAS AYMARAS, "Los Ponchos Rojos" Publicada el 13/01/12 en el Blog Los Caniches de Perón.



Corrían los años 70 y el pueblo de Bolivia resiste. Una periodista de la cadena CBS entrevista al líder indígena Felipe Quispe. Luego de las preguntas de rigor para ablandar al entrevistado la periodista de la CBS efectúa la típica pregunta con opinión incluida donde la respuesta de Quispe sería editada para la trampa. La pregunta es larga y cuestiona el uso de violencia como método de lucha política. Al finalizar la pregunta-opinión de la corresponsal el líder Quispe se queda mirándola sin contestar. La periodista repregunta con énfasis: ¿Porque la violencia, porque el terrorismo, porque la lucha armada? y Felipe Quispe contesta pausado y enérgico: "Para que mi hija no sea tu sirvienta".

Los Ponchos Rojos son guerreros Aymaras y del ejército boliviano (de la región andina de Omasuyos) que conforman una milicia armada establecida para defender la integridad territorial de Bolivia.

El 23 de enero de 2007 el presidente Evo Morales pidió a este grupo «defender la unidad e integridad territorial». La oposición acusa a Evo Morales de haberlos armado para formar milicias ilegales. De hecho, durante los años setenta, Achacachi fue el centro del movimiento guerrillero izquierdista EGTK (Ejército Guerrillero Túpac Katari)

Los ponchos rojos son hoy en Bolivia el símbolo de una milicia indígena muy temida. Sus dirigentes dicen que cuentan con 800.000 hombres armados.

"Estamos en peligro: nos van a desarmar y es una trampa. Gracias a nuestros Mauser, Evo Morales es presidente. Sin ellos no nos hubiésemos enfrentado al Ejército en Warisata [Omasuyos] el 10 de septiembre de 2003. Con esas armas hemos derrotado a Gonzalo Sánchez de Lozada [ex presidente de Bolivia derrocado en 2003]", dice el líder aymará Felipe Quispe, ex secretario ejecutivo de la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y ahora secretario general del sindicato de su comunidad.

Recientemente, el presidente Evo Morales convocó a esta milicia indígena a defender la unidad del país junto a las Fuerzas Armadas ante las aspiraciones autonómicas de provincias de Santa Cruz. Públicamente, Morales ha dado a los ponchos rojos estatus militar y ha comparado su misión con la del Ejército regular boliviano.

4 comentarios:

  1. Estimados Caniches:
    Parece que el trío Morales/García Linera/Quispe ya no se lleva nada bien. Especialmente desde la rebelión de Achakachi. Las quejas de Quispe sobre Linera son graves y, como jefe de una facción ultra y sin muchas vueltas, parece que no son del gusto de los Ponchos Rojos los vaivenes de los últimos años del MAS.
    Me llamó la atención que García Linera eligiera rápidamente México como destino y no Paraguay, más cerca territorialmente de sus intereses políticos si de volver, más pronto que tarde, se trataba esta huida.
    A mí no me cierra para nada que se haya cometido el "desliz" del Referendum (convocarlo y desconocerlo, luego) pues ahí se originó la raja por donde coló finalmente el golpe que impactará mucho más al pueblo raso que a los líderes exiliados, por cierto. Mi impresión es que la derecha "dejó hacer" para luego levantar el pavo cocinado y sazonado.
    Si uno investiga un poco la relación de estos 3 hombres a lo largo de los años puede encontrarse con sorpresas bien alejadas del mito indigenista con el que nos solazamos por aquí. Y no es para estómagos delicados, por cierto.
    Lo que más resalto de nuestra dirigencia es que habiendo perdido por ínfimo porcentaje en 2015, la inmensa mayoría se quedó en nuestra tierra bancándose procesos, cárcel, vejámenes y diatribas. Lo que se dice "poner la jeta", en castizo sin pulir. Pudiendo haberse ido al carajo (subterfugios legales para hacerlo siempre existen) , Cristina y sus hijos se quedaron, al igual que otros cuadros que hoy están entre rejas. Por eso, no me cierra la partida de Evo y García Linera dejando a los cuadros subalternos y ni qué decir, al pueblo todo, librados a tan nefasta suerte.
    Aquí les dejo el enlace de las quejas de Don Quispe. Si están preparados para derribar algunos mitos progres, léanlo. Saludos.
    https://movilizaciongeneral.blogspot.com/2017/09/la-rebelión-de-achakachi-y-la.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy Los Ponchos Rojos estan bajando hacia La Paz en contra del golpe blanco. Si lees la nota hay una crítica de Quispe hacia Evo por querer desarmarlos. Conozco las diferencias entre Quispe y Evo, sobre todo con Linera. Vienen de larga data, desde antes que Evo sea Presidente. Tiena mucho de internas entre cocaleros, campesinos y mineros. Pero Los Ponchos Rojos estan integrados por muchos que pertenecen a estos tres grupos y justamente los ponchos rojos los iguala ante cualquier diferencia. Los Ponchos Rojos son ancestrales, son el simbolo de la unidas en la guerra. No soy progresista. Soy Peronista.
      Gracias por tu opinión.

      Eliminar
    2. https://es.wikipedia.org/wiki/Gualberto_Villarroel
      por esos llugares no se andan con chiquitas

      y recuerde que a pesar de haber elegido mxico, casi no pudo sobrevolar correctamente como hubiera correspondido

      Eliminar
  2. Aclarándote que pienso como saludable el corpus de ideas humanistas generales reunidas bajo el nombre de "progresismo", presente en muchos partidos respetables, el Peronismo incluido, lo que intento es des-romantizar situaciones reales que, por la distancia, tienden a idealizarse.
    Las tensiones políticas internas previas al golpe quedan evidenciadas en las confusiones corporativas que inclinaron a muchas agrupaciones a no comprender quién era su más cercano enemigo y quién su aliado natural en el corto, mediano y largo plazo. Evo tuvo muchas resistencias interiores de orden corporativo (sin perder jamás el amor popular del pueblo menos comprometido con el rosquerío) y éstas se notaron en la soledad inicial en que quedó una vez lanzada la policía a insurrección.
    Los Ponchos Rojos están divididos, infelizmente. Los que están bajando reivindican a Evo y denuncian a algunos de sus jefes departamentales por haberse vendido a la derecha (de hecho Quispe, en algún malhadado momento, llegó a elogiar a Camacho). Lo resolverán, no lo dudo, por imperio de la bestialidad que se les vino encima que priorizará lo importante por sobre lo secundario.
    Observo que está costando mucho pormenorizar algunos errores políticos que abrieron la puerta al golpe.
    Valdez decía el otro día que Evo cometió el error de revivir un cadáver político como Mesa al darle la voceria del proceso internacional de la salida al mar, lo que concentró la totalidad de los medios de comunicación sobre quien hasta ese momento era menos que un zombie político. La intención de un cuadro tan lúcido como Valdez no era otra que tomar nota de que los líderes de procesos populares corren riesgo de minimizar datos alarmantes y de que, a futuro, los círculos de asesoramiento deben ampliarse. Y dio otro ejemplo de Dilma, también. Pues bien, a Valdez casi se lo comen por decir tal cosa, como si la figura de Evo no pudiera ser revisitada desde ángulos más ricos, los de sus contradicciones. Las rebeliones recientes en Potosí también imprimieron un giro sustancial al acuerdo del litio que se idealiza como salido de la mera voluntad gubernamental y no de un complejo y muy revulsivo tira y afloje popular.
    Sencillamente, eso.
    P.D.: yo también soy peronista y no dejé, sin embargo, de contabilizar los errores que cometimos en 2015 porque hacen al crecimiento y, de la misma manera, trato de mirar a Evo de cuerpo entero y no de perfil. Saludos.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.