viernes, 27 de enero de 2012

La familia Rockefeller, accionista de Exxon, financia a Greenpeace



La organización ecologista más famosa del mundo recibe donaciones de grandes magnates del petróleo, la automoción y los mass media. El caso más llamativo es el de los Rockefeller -accionistas y fundadores de petroleras como Exxon Mobil-. Su fundación ha financiado a Greenpeace con más de un millón de dólares.

Greenpeace, la organización ecologista más famosa y, posiblemente, poderosa del mundo se financia a través de las aportaciones voluntarias que realizan anualmente sus donantes. Según rezan sus estatutos, a fin de “mantener su total independencia, Greenpeace no acepta dinero procedente de empresas, gobiernos o partidos políticos. Nos tomamos esto muy en serio, y controlamos y devolvemos los cheques cuando provienen de una cuenta corporativa. Dependemos de las donaciones de nuestros simpatizantes para llevar a cabo nuestras campañas no violentas para proteger el medio ambiente”.

Sin embargo, dicho lema no incluye los generosos donativos que habitualmente recibe de grandes fundaciones y organismos sin ánimo de lucro que, curiosamente, pertenecen a grandes familias y magnates vinculados al petróleo, la banca, los medios de comunicación e, incluso, la automoción.

¿Cómo es posible? ¿La ONG ambientalista por excelencia financiada con el dinero que genera algunos de los sectores productivos más contaminantes del planeta? Un buceo en profundidad por las opacas cuentas de esta organización desvela grandes secretos y, sobre todo, muchas sorpresas.

Greenpeace cuenta con múltiples filiales repartidas por todo el mundo, pero una de las más poderosas e influyentes a nivel mundial es, sin duda, la sede ubicada en EEUU. La franquicia de Greenpeace cuenta con cuatro caras: Greenpeace Foundation, Greenpeace Fund Inc., Greenpeace Inc. Y Greenpeace Vision Inc..

 El proyecto Activist Cash, creado por Center for Consumer Freedom -una importante asociación de consumidores estadounidense-, desvela algunas de las fuentes de financiación más polémicas de este grupo ecologista

 El proyecto surgió con la idea de aportar información acerca del perfil y recursos económicos de los grupos anticonsumo. Y, como no podía ser de otra forma, dicha entidad dedica un apartado exclusivo a Greenpeace. 


El flujo de dinero entre las franquicias de Greenpeace con sede en EEUU es constante. La legislación norteamericana obliga a presentar anualmente una declaración de impuestos a este tipo de organismos en la que figuran ingresos y gastos.

La información anual del pago de impuestos de dichas filiales se encuentra en los denominados IRS Form 990 (Return of Organization Exempt From Income Tax). En dichos documentos oficiales aparecen detalladas algunas de dichas donaciones a lo largo de los últimos años.


Rockefeller Brother´s Fundation: 1,15 millones de dólares

Desde 2000 a 2008 la fundación de la familia Rockefeller ha financiado a Greenpeace con 1,15 millones de dólares. La fortuna de los Rockefeller procede del negocio petrolífero.

John D. Rockefeller fundó la empresa petrolera Standard Oil, que llegó a monopolizar el negocio del crudo a principios del siglo XX. Sin embargo, el Gobierno de EEUU acusó a la compañía de monopolio y decretó su división en 34 empresas, aunque los Rockefeller mantienen su presencia en las mismas.

La más famosa es, actualmente, Exxon Mobil Corporation, una de las mayores multinacionales petroleras del mundo. Los descendientes de John D. Rockefeller son accionistas de Exxon Mobil. Aunque minoritarios poseen todavía una importante influencia y peso en la compañía. Los Rockefeller también tienen presencia en grandes bancos como JP Morgan Chase & Co (Chase Manhattan Bank) o City Bank que, a su vez, poseen participaciones en grandes petroleras internacionales.


Marisla Foundation: 460.000 dólares

Dicha fundación también es conocida bajo la etiqueta de Homeland Foundation. Fue fundada en 1986 por la poderosa familia Getty. J. Paul Getty fundó la petrolera Getty Oil, ahora en manos de la rusa Lukoil.
Turner Foundation: 450.000 dólares

Turner Foundation fue creada por Robert Edward Turner en 1990. Ted Turner es uno de los grandes magnates de la comunicación en EEUU, dueño de conocidas cadenas de televisión como CNN, TNT y AOL Time Warner, entre otras. Su aportación a Greenpeace, 450.000 dólares en apenas tres años.



Charles Stewart Mott Foundation: 199.000 dólares

Charles Stewart Mott fue el padre del tercer grupo industrial de mayor producción de automóviles de todo el mundo: General Motors. Antes de declararse en quiebra -en junio de 2009-, este grupo fabricaba sus vehículos bajo marcas tan paradigmáticas y poco contaminantes como Buick, Cadillac, Chevrolet, GMC, GM Daewoo, Holden, Opel, Vauxhall o el famoso Hummer.

En definitiva, no deja de sorprender que una de las organizaciones ecologistas más activas contra la emisión de CO2 a la atmósfera acepte suculentas sumas de dinero de algunos de los principales referentes del sector petrolífero y automovilístico a nivel mundial. Sobre todo, si se tiene en cuenta que Greenpeace abandera grandes campañas acusando a los escépticos del cambio climático de recibir dinero del sector petrolífero o grandes compañías industriales.




Que dice un ex fundador de Greenpeace de su socio:


Paul Watson fue uno de los fundadores de la organización ecologista multinacional Greenpeace y, luego de su deserción de ella en 1977, se desempeña actualmente como Director
de un grupo ecologista rival, la Sea Shepherd Society (o Sociedad Pastores del Mar).

Cuando en 1991 se refería a su ex organización, y a su por entonces presidente, David Mc Taggart, decía lo siguiente:
“El secreto del éxito de David McTaggart, es el secreto del éxito de Greenpeace: no importa cuál sea la verdad, lo único que importa
es aquello que la gente cree que es la verdad."
Esto, viniendo de uno de los "ecologistas idealistas"
es el reconocimiento que, en el ecologismo, la verdad científica no tiene importancia ninguna: si una mentira se repite
las veces suficientes, la gente termina por creer que es verdad, y eso es lo único que importa. 




Bajo la dirección de David McTaggart,
Greenpeace se convirtió, de una banda de pendencieros militantes en botes de goma, interponiéndose entre los arpones y las ballenas,
en una extraordinariamente rentable organización multinacional que sólo rinde cuentas de sus ingresos y sus gastos a sí misma.

Con 5 millones de miembros o adherentes y un ingreso de más de 160 millones de dólares en 1990, Greenpeace tiene oficinas
en 24 países del mundo, cobrando a cada
una de sus agencias “hijas” el 24% de los ingresos que realizan anualmente, como
“royalties” para el uso del nombre. 

Como cualquier producto comercial, el nombre Greenpeace es una “marca registrada”.




¿Retirada estratégica?


El 2 de Septiembre de 1991 David McTaggart renunció a la presidencia de Greenpeace International, después de 12 años seguidos en el puesto. Fue reemplazado por Matti Wuori,
un abogado en derecho civil de Finlandia.
McTaggart fue nombrado Presidente Honorario y dijo que, entre otras cosas, emplearía su tiempo libre en ayudar a la ex Unión Soviética a limpiar su ambiente.

Por supuesto, McTaggart continuó dirigiendo a la organización desde bambalinas.




La Recaudación


¿Cómo se recauda dinero para un grupo ecologista?
Es bueno escuchar el consejo de William Dodd, uno de los directores de la oficina en San Francisco, de la firma de consultores
Craver, Mathews, Smith y Co, los recaudadores de fondos de Greenpeace desde 1985:

“Se necesita un sentido de la urgencia, y se necesita un enemigo" La firma ha sido un factor fundamental del éxito financiero
de Greenpeace.



¿La urgencia?: “Hemos asesinado ya al 94% de las ballenas!” dice un anuncio. “Las centrales nucleares de Atucha y Embalse
deben ser cerradas YA!” o “El gobierno debe cancelar el tendido de líneas de Alta Tensión o los niños del Barrio Poeta Lugones moriránde leucemia!”

La exageración funciona. En realidad, es lo único que funciona.
La ciencia no tiene fuerza alguna contra las exageraciones y deformaciones ecologistas.



Greenpeace USA recaudó en 1990 u$s 64 millones, de los cuales, el 60% provenían de las 43 millones de cartas enviadas por
Craver, Mathews, etc.

Hoy, Greenpeace recauda más de 1 millón de dólares diarios por
débito directo a sus “simpatizantes”. De acuerdo a Dodds, el “mailing” o campaña de envío de cartas tiene éxito si apenas
consigue recuperar los costos: la plata gorda recién viene con las renovaciones.

Digamos que Greenpeace envía 1 millón de circulares
pidiendo “colaboración” para salvar a las ballenas y recibe como respuesta cheques del 1,6%, o sean 16.000 personas.
Con una donación promedio de $25, el ingreso

representa unos$400 mil. 




Organizaciones No-Gubernamentales (ONGs)


El invento de las Naciones Unidas para subvertir a los gobiernos e instituciones que no sean del agrado de los Estados Unidos. Entre estas organizaciones podemos distinguir marchan-do al frente a Greenpeace, al Worldwatch Institute, a los ecoterroristas
de Earth First!, al World Wide Fund for Nature del príncipe Felipe de Edinburgo, y otras que aprovechan el ropaje del ecologismo para realizar sus rentables negocios.





Las Técnicas del Fraude


El ecologismo basa el éxito de su accionar en la manipulación de datos y estadísticas para presentarlos como una amenaza catastrófica inminente, haciendo más creíbles
los llamados a la toma de “urgentes medidas”. Esta manipulación de la información se apoya en varias técnicas, a saber:



1) Manipulación de estadísticas


2) Distorsión, exageración o falsificación de datos.


3) Ignorar críticas, desmentidas y demostraciones de falsedad provenientes de la oposición.
Mantener la línea original de la campaña. (Mentir, mentir, que algo siempre queda)



4) Apelación a la sensibilidad de la población. Se explotan las buenas intenciones del público, su ignorancia de los temas científicos e inocencia, su innato temor a los
peligros y amenazas desconocidas (la radioactividad, el cáncer, derretimiento del hielo de los polos, inundaciones y otras catástrofes globales, el Apocalipsis, etc).


5) Insistencia en los ribetes truculentos y las connotaciones trágicas de lainformación.


6) Explotación de las neurosis noógenas (Vacío existencial, búsqueda de la identidad en los jóvenes, un lugar en la sociedad, aceptación dentro de un grupo, etc.)


7) Manipulación de los sentimientos de ternura de los niños (imágenes de cachoritos juguetones, delfines, ositos pandas, pajaritos, animalitos tiernos y cariñosos, escenas
bucólicas, etc) para cumplir con el lavado de cerebros que permitirá formar una sociedad adoradora de Gaia y la Naturaleza, en detrimento de la imagen del Hombre y la Humanidad, como amos del planeta.



8) Ocultamiento de la verdad, omisión deliberada de los hechos o información que no apoyan las hipótesis alarmistas, desprecio por los hechos científicos, insistencia en la provocación, desarrollo y esparcido del sentimiento de temor o mejor aún el pánico.


9) Infiltración en todos los niveles del poder (Fundaciones, corporaciones multinacionales, ministerios y oficinas de los gobiernos, y sobre todo, copamiento de los
puestos claves en las Comisiones Asesoras del Medio Ambiente de Cámaras de Diputados, Senadores, Concejalías Municipales, asesorías de empresas, y cualquier lugar desde donde se pueda entorpecer al desarrollo.



Los ejemplos relativos al manejo emocional que hace el ecologismo, es posible verlo en todas las notas de noticiosos de televisión cuando se refieren a denuncias o “alertas ecológicas” (caso de Telenoche, Canal 13, Buenos Aires, o Network Earth de la red TNT de Turner Network Television, o TV-Q Quality, en canales de videocable, etc) o la profusión y super-abundancia de publicaciones de información pseudo-científica y
pseudo-ecológica.




Basta por hoy, lo último que quiero decir es que:
 Greenpeace está sindicado como agente del MI6, el servicio de espionaje británico.
Si estas asociado a Greenpeace no me vengas con que defendés a Cristina y la Causa de Malvinas.




El Chino



6 comentarios:

  1. Chino,en criollo se dice: pis verde o miada verde si le gusta mas.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Es lo que siempre se ha escuchado acerca de Greenpeace. Asombraría a mas de uno si se conocen los origenes de los aportes en ongs verdes argentinas. No todas. Algunas tienen buena leche aunque no compartamos su punto de vista.Jorge. Santa Fe

    ResponderEliminar
  3. Otra vez parece que tratar de cuidar el medio ambiente esta mal, es Pro o anti k. No todos son Greenpeace y, de ultima, es lo que hacen muchos políticos de uno y otro lado compañeros. Esto no es nuevo. Pero por otro lado el calentamiento global es una realidad que se ve en el cambio climático, hay especies animales seriamente amenazadas y el mar ni mencionarlo.
    Greenpeace puede ser terrorista y una manga de chorros pero no menosprecien la procupacion de miles de personas por el medio ambiente, por más que esas personas usen autos y electricidad.
    Digo: por momentos parece simplificarse el debate cuando hay que profundizarlo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. adhiero al comentario de Matt. Teniendo más o menos información, igual te podes dar cuenta el problema del exceso de residuos en las ciudades o la contaminación del agua, cosa que no tenemos tan lejos como una especie que esta desapareciendo en africa. Que esto no nos haga dejar este tema de lado.
    Y otra cosa:
    "La ciencia no tiene fuerza alguna contra las exageraciones y deformaciones ecologistas". MUY DEBATIBLE. Si alguien saca una estadística, hace falta otro que saque otra. El tema de la capa de ozono, es una discusión científica. Si a las ballenas las vienen a cazar ilegalmente los japoneses, es cierto o falso, pero no hay un punto medio.

    ResponderEliminar
  5. Ahora que la Exxon entra a YPF y por lo tanto es nacional y popular van a tener que borrar este post.

    ResponderEliminar
  6. greenpeace fue creada inteligencia britanica para joder a los franceses en sus experimentos atomicos.
    Luego se empezó a usar para otras causas geopoliticas. De ecologica: las pelotas!!!!

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.