viernes, 3 de mayo de 2019

Te voy a extrañar Canca querido.




El Canca cae en cana en 1975 durante el gobierno de Isabel. Luego de ser paseado por distintas cárceles, es considerado por la dictadura genocida cívico militar como un rehén, junto a compañeros como Dardo Cabo, Carlos Kunkel, Jorge Taiana y ocho mas comparten esa pesadilla. 

 Los 12 rehenes eran presos "blanqueados" a cargo del PEN, pero serían ejecutados uno por uno según como los milicos entendieran que se desarrollaban las acciones de resistencia contra la dictadura. Una noche lo eligieron para ser fusilado, pero el compañero Dardo Cabo gritó "Viva Perón carajo" y los asesinos se lo llevaron a el y dejan al Canca. 

 Juan Carlos Dante Gullo recuperó la libertad recién en Octubre de 1983, unos días después organizamos un acto en Plaza Once para que sea el principal orador. En un momento de su discurso el Canca dice: "Yo me sigo reivindicando como parte de a JP, los milicos me han robado ocho años de vida y se los voy a cobrar". Mas adelante no falto su clásico: "Los chicos y las chicas", refiriéndose a los integrantes de la Gloriosa Juventud Peronista.

1 comentario:

  1. Un gran militante pero un mejor tipo aún. La capacidad de movilización del Canca era formidable. Allí donde lo necesitaras, el Canca te producía un hecho colectivo en dos minutos. Tenía esa capacidad coloquial de llegada instantánea a la gente. Y por eso se granjeó algunas envidias también. Porque había sido un lujo de actor histórico y no cualquiera replica esa característica. Hay tipos que han sido paradigmáticos y eso los asciende a cierta dimensión solemne. El Canca sabía bajarse de esos pedestales porque lo suyo era el tránsito rebelde por donde fuere. Gran tristeza por el inevitable envejecimiento y muerte de gente que, me temo, no será replicable sino en muchas décadas más. Saludos.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.