martes, 29 de junio de 2010

El Arte de la Conducción Política y las “taras históricas”.

En los años 70, una de las grandes “taras” de un sector de la tendencia revolucionaria del Peronismo fue destruir todo lo que no se pudiera conducir. Una buena manera por parte de los niveles de conducción de Montoneros, de no asumir los errores propios, los desaciertos estratégicos y la falta de liderazgo natural.

El enfrentamiento con Perón antes de su muerte, la militarización de la organización, y el posterior pase a la clandestinidad, dejo a la de militancia de superficie sin políticas de desarrollo y mucho menos con estrategias de crecimiento. El “ninguneo” político sufrido por los compañeros que desarrollaban su militancia en el Territorio, en el ámbito Sindical, en el Estudiantil o el Social, termino minando la base popular que tiempo antes se había acumulado con sumo esfuerzo.

Muchos compañeros en desacuerdo con la estrategia seguida por la conducción se abrían de la organización, en otros casos, las bases dejaban de sentirse conducidas y contenidas por las políticas ordenadas desde la cúpula de Montoneros. Sea como fuera la circunstancia, los espacios que no se podían conducir desde la comandancia, ya totalmente militarizada, en la clandestinidad y lejos de la realidad concreta, se destruían sin miramientos.

Así comenzó el aislamiento de Montoneros como organización política, así se frustró el laburo y el sueño de miles y miles de compañeros, así se dejó de hacer política junto al Pueblo Peronista, así se dejaron gran cantidad espacios políticos que luego fueron ocupados por otros sectores del Movimiento Peronista.

La conducción política es un arte que se aprende; el liderazgo en cambio, es una condición natural en algunos hombres y mujeres. La militancia de base se forja en la convicción, la lealtad y la voluntad de lucha. Cuando un compañero, sea este Líder, Conductor o Militante de base, cae en la soberbia y el iluminismo político, siempre existe una posibilidad de reencausarlo si se practica la cura Doctrinaria. Pero cuando la soberbia y el iluminismo se mezclan con miserias y patologías personales el final siempre es el mismo: la defección a la causa de Perón y Evita.

“Lo que no se puede conducir hay que destruirlo”. Hay “taras históricas” que parecen repetirse en algunos compañeros que incapaces de hacerse cargo de responsabilidades especificas, con mucha soberbia y una conducta iluminista, pretenden destruir las organizaciones que no pueden conducir. La historia nos enseña que estas aventuras terminan en miserables “kioscos políticos” que con el tiempo cierran, al no poder pagar sus deudas.

La convicción, la lealtad, la voluntad de lucha y las organizaciones con conducciones legitimadas por sus integrantes como el MPB, siempre pueden más que las veleidades individualistas. Estamos en tiempos de Revolución Peronista, y no hay lugar para distraernos con las “taras históricas” de quienes miran el mundo desde su propio ombligo: si este tiene pelusa, el mundo es sucio; si por el contrario al ombligo lo tienen limpio, el mundo es bello.
Solo la organización vence al tiempo.
Esto nos lo enseñó Perón y con él vamos a cumplir.
El caniche Chino

8 comentarios:

  1. Perfecta descripción de una deuda que, a pesar del paso del tiempo y de los compas desaparecidos, no se puede saldar!!!
    abrazo
    d

    ResponderEliminar
  2. Extraña y caprichosa interpretación de la historia la suya compañero. Sabe que, muchos de los que empezaron con ese tipo de críticas terminaron armando kioscos y kiosquitos en el conurbano y otras latitudes.
    Espero no sea ese su caso.

    ResponderEliminar
  3. Y si dan nombres y se dejan de joder?

    ResponderEliminar
  4. Compañero! lo que usted critica, no pasa en este proceso?? (el cual apoyo)lo que no puede conducir Nestor no lo destruye?? vamos...
    Luis Wettstein
    31.711.408

    ResponderEliminar
  5. No veo el capricho en reflejar lo que sucedió cuando se cortó la relacion entre "los muchachos" y el conductor.

    "Por qué no dan nombres" ¿Nombres? ¿Es un interrogatorio?

    No estoy de acuerdo, Luis. Y gracias por la buena leche de poner ¡hasta el DNI! NO es necesario cumpa.

    Caniche Pipo

    ResponderEliminar
  6. Una buena forma de conducir es decir que todo el que no está acá es un puto invididualista. ¿Perón hacía eso?, ¿no?

    ResponderEliminar
  7. La Peñaloza:
    Compañero la interpretacion que le doy a esta parte de la historia Argentina, tiene que ver con situaciones vividas desde adentro de la organizacion y con el mayor de los respetos hacia los Compañeros, es una verdad relativa sobre una experiencia militante que tuvo sus luces y sus sombras. Creo que quienes de alguna forma participamos de ella, nos debemos un debate sobre el tema para no repetir errores muy costosos.
    Me gustaria conocer su interpretacion sobre aquellos momentos historicos si tiene ganas de intervenir en el debate.
    Lo de los kioscos le aseguro que no es mi caso.
    Un saludo compañero.
    El caniche Chino.

    ResponderEliminar
  8. comparto el análisis chino, abrazo

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.