domingo, 27 de junio de 2010

TROSKISMO DE COLECCIÓN

EL PARTIDO OBRERO POSADISTA: UFOLOGÍA Y REVOLUCIÓN




Sin duda, el más jaranero e hilarante de todos los troskos que asolaron esta tierra: Homero Rómulo Cristali Frasnelli, alias “Julián Posadas”, de profesión zapatero, jugador de Estudiantes de La Plata, militante sindical, fundador de la Cuarta Internacional Posadista y del Partido Obrero Revolucionario (Trotskista Posadista) e impulsor de la Guerra Atómica Preventiva de los Estados Obreros contra el Imperialismo, así como de la Solidaridad Intergaláctica con los Extraterrestres para el surgimiento del Comunismo Universal.

El trosko es un ser frecuentemente universitario, naturalmente asambleario y amante de los debates interminables que, paradójicamente, se mete de cabeza en una discusión apoyado en un marco teórico previo e inamovible. No es el caso de Homero Cristali o Julián Posadas, nacido en 1912 y organizador del Sindicato del Calzado de Córdoba en 1930 desde las filas del Partido de la Revolución Socialista.

En 1953 la Cuarta Internacional se dividió en su Secretariado Internacional y su Comité Internacional. Posadas tomó partido por el secretario Michel Pablo, a quien apoyó con tropa propia en Argentina, Brasil, Bolivia y Cuba. Luego de que algunos posadistas pelearan junto a Fidel Castro, Camilo Cienfuegos y el Che Guevara contra Batista, en 1961 el posadismo se pronunció contra el gobierno de Fidel Castro. Finalmente, hizo realidad el sueño de la Cuarta Internacional propia: la CUARTA INTERNACIONAL POSADISTA.

Posadas fogoneaba entusiasmado una GUERRA ATÓMICA MUNDIAL. Para ello, instó a la URSS a atacar a los EEUU con armas nucleares en una “Conferencia Extraordinaria” de su propia Cuarta Internacional. En 1962, decía el beligerante conductor:

“… La guerra atómica es inevitable. Quizás destruya a la mitad de la humanidad; así como a inmensas riquezas humanas. (…) La guerra atómica va a provocar un verdadero infierno en la tierra. Pero no impedirá el comunismo. El comunismo no es una necesidad surgida fruto de la producción material de mercancías, sino que está en la conciencia de los seres humanos. Cuando la humanidad reacciona y trabaja en forma comunista, no hay ninguna bomba atómica capaz de hacer retroceder lo que la conciencia humana ha adquirido y aprendido (…) La guerra atómica durará muy poco tiempo.

“¡Media humanidad será eliminada! Pero eso no importa: ¡la victoria del comunismo está asegurada!

“Estamos preparándonos para una fase, antes de la guerra atómica, en que lucharemos por el poder, durante la guerra atómica lucharemos por el poder y tomaremos el poder, e inmediatamente después de la guerra atómica estaremos en el poder (…) La guerra atómica determinará la revolución simultánea en el mundo entero… La simultaneidad no significa el mismo día y la misma hora. Los grandes eventos históricos no deben ser medidos por horas o días, sino por períodos… La clase trabajadora se tendrá que mantener a sí misma, e inmediatamente tendrá que buscar cohesión y centralización (…)

“Después que la destrucción comience, las masas van a emerger en todos los países en poco tiempo, en unas horas. El capitalismo no podrá defenderse en una guerra atómica excepto ocultándose en cuevas e intentando destruir todo lo que pueda. Las masas, por el contrario, van a salir, tendrán que salir, porque será la única manera de sobrevivir, derrotando al enemigo (…) El aparato del capitalismo, la policía, el ejército, no podrán resistirse… Será necesario organizar el poder de los trabajadores inmediatamente.”


Luego vendría la FASE INTERPLANETARIA, en la que Posadas sostenía que si los extraterrestres estaban entre nosotros, sólo podía ser explicado porque eran seres más adelantados y con una sociedad superior a la humana: seres que ya conocían y disfrutaban de una sociedad comunista avanzada, definitivamente internacionalistas, interplanetarios y, por lo tanto, lo propio era llamarlos “COMPAÑEROS”. Junto a ellos, articularíamos una solidaridad superior, una solidaridad intergaláctica, un comunismo verdaderamente universal.

En 1968, en su libro
“Los platillos voladores, el proceso de la materia y la energía, la ciencia, la lucha de clases revolucionaria y el futuro de la humanidad”, Posadas sostiene que “hay que convocar a las masas, crear las condiciones para derrumbar el capitalismo y la burocracia de los estados obreros e instaurar el socialismo. Es necesario decir a los seres de otros mundos, si aparecen, que deben intervenir ya, colaborar con los habitantes de la Tierra para suprimir la miseria, es necesario hacerles ese llamado”.

Tengamos en cuenta el siguiente antecedente: ya en 1920, Lenin le había dicho a H.G. Wells: “Si lográramos establecer comunicaciones interplanetarias, todos nuestros conceptos filosóficos, morales y sociales tendrían que ser revisados. En tal caso, el potencial técnico, no reconociendo más límites, impondría el fin de la regla de la violencia como medio y método de progreso”. Ergo, el conductor intergaláctico no estaba pedaleando en el aire. Sí estaba, en todo caso, consumiendo las mismas sustancias tóxicas que su antecesor.

Más allá de estos pequeños deslices teóricos, nobleza obliga destacar que Posadas definió al surgimiento del peronismo como una expresión nacional del ascenso del movimiento obrero y de masas, bajo la hegemonía política de la burguesía industrial y militar y mantuvo vínculos con otros sectores de la izquierda nacional que reconocían las virtudes del peronismo. Hoy, el Partido Obrero Revolucionario (Trotskista Posadista) integra la Central de Movimientos Populares y ha manifestado en reiteradas ocasiones su adhesión al proyecto político de la compañera Cristina. Durante el lock-out patronal agrario llamó “al pueblo, los trabajadores, sin distinción de banderías políticas, a los sindicatos, la CGT, la CMP, a todos los movimientos sociales, culturales y políticos, a defender la democracia alcanzada y sostenerla respaldando la gestión del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner como parte de este progreso en transición”.

Si tenemos en cuenta que en este país hubo dirigentes troskos como Nahuel Moreno, terrible gorila que caracterizó a la movilización del 17 de octubre de 1945 como una “lucha de camarillas” en la que “el proletariado atrasado salió a defender el orden burgués contra la propia burguesía”, o que el dirigente comunista Vittorio Codovilla marchó junto a la Unión Democrática en una procesión de Corpus Cristi, sólo nos resta concluir que el intergaláctico, aun orbitando en la infinitud del Cosmos, termina siendo el único marxismo que ha depositado sus pies sobre la Tierra.

La saga TROSKOLLECTION continuará: De la 1ª, 2ª, 3ª, 4ª y 5ª Internacional y Reversa, a la Caja Automática Obrera.

Próximamente: "EL RUGBIER INMACULADO"


Caniche Pipo

6 comentarios:

  1. MARAVILLOSO COMPAÑERO, COMO COMUNISTA TENGO QUE DECIR, QUE ES ABSOLUTAMENTE ASI. POR MAS FASTIDIO QUE ME GENEREN LOS TROSKOS. CUANDO SEA EL MOMENTO VAMOS A ESTAR TODOS HOMBRO CON HOMBRO. QUE ASI SEA.

    ResponderEliminar
  2. Uds cáguense de risa nomás pero cuando lleguen las naves, los quiero ver

    ResponderEliminar
  3. Un infiltrado del imperialismo galáctico en las filas del proletariado terráqueo,no caben dudas.Posiblemente un extraterrestre mimetizado para instigar el aniquilamiento de la humanidad por medio de las armas nucleares y librar el planeta a la colonización y expoliación de los capitalistas estrarrestres.Lamentable.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena nota. Ansioso espero los próximos capítulos.
    Berisso al Tope

    ResponderEliminar
  5. HOLA ATODOS LOS NEGRITOS, YO TUBE UNA EXPERIENCIA DE ABSUCCION EN LAS ACÑITAS PERO NADIE ME CREYÓ AHORA VEO UN NEGRITO PERONISTA Y ME PONGO VERDE COMO LOS LAGARTOS DE V INVACIÍN ET, NA, QUERÍA COMPARTIRLO CON USTEDES
    MARIA DEL ROSARIO BELEN PEREZ COMP...

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.