domingo, 4 de julio de 2010

“Ayer se murió un Maradona, pero Diego es como el Ave Fénix, siempre se reinventa”

El preparador físico Fernando Signorini aseguró hoy que la decisión de seguir en el seleccionado argentino depende de Diego Maradona y defendió al grupo de jugadores que estuvo concentrado treinta y ocho días en Pretoria.

“Ayer se murió un Maradona pero Diego siempre se reinventa a sí mismo. Mañana habrá otro Maradona. Diego va a poder renovar esa fuerza, es como un ave fénix, a veces necesita hacerse pedazos y volver a nacer”, señaló Signorini en una entrevista con Télam.

“Ese Maradona que vimos todos ayer se fue y ahora va a venir la nueva versión. Ahora la decisión de seguir o no está en las manos de Diego”, agregó el preparador físico del seleccionado argentino.Si bien Signorini aseguró no saber nada sobre la decisión de Maradona, el preparador físico dejó claro que el apoyo que recibió el técnico de parte de sus dirigidos debe haber sido lo mejor que le pasó a Diego en este ciclo que terminó con la derrota ante Alemania de ayer.

“Para Diego debe ser su mayor logro desde que está al frente de la Selección, porque estos chicos se le rindieron a sus pies como si fuera un tótem”, enfatizó.En principio la idea de Maradona era que todo el plantel abandone Sudáfrica, pero se consiguieron sólo 30 lugares y a último momento se decidió que se queden algunos colaboradores, la utilería y Signorini pidió quedarse en Pretoria para ayudar.“Preferí quedarme a ayudar a los muchachos de utilería, si tengo que cargar, cargo.

No quería ir en ese vuelo, me hubiera dado mucha tristeza por los momentos lindos que vivimos”, explicó el preparador físico.“Estaban esos 30 lugares y algunos se tenían que quedar. Para irnos todos juntos había que esperar hasta mañana a las diez de la noche, una locura”, añadió.Signorini reveló como fue el vestuario luego de la derrota ante Alemania, marcando como “desesperante” el estado en el que se encontraba Lionel Messi.

“El vestuario fue muy duro, ver el estado desesperante de Messi. Uno o muchos piensan que no podría ser así porque tiene muchas cosas de su vida resueltas, por eso rescato a la juventud de este plantel”, contó Signorini.“La situación en la que estaba Messi es una marca para los jóvenes, como también la herencia que deja Palermo, abatido y dolorido, sin poder contener lo que le pasaba”, relató.

“Yo quiero rescatar a este grupo de chicos que ganan millones de dólares y ayer estaban llorando en el vestuario, que fue un mar de lagrimas, demostrando lo que sintieron e hicieron por estar acá”, explicó el “profe” Signorini.“Lo bueno es que los chicos dejaron absolutamente todo”, comentó Signorini, quien remarcó que muchos de ellos, como Messi, “enseguida tendrán revancha y tendrán otros mundiales por delante”.

“Estos 38 días de convivencia, lejos de todo, fueron muy buenos, que hayamos logrado un nivel de amistad entre nosotros es importante. Yo creo que a Diego lo que pasó en este tiempo y ayer seguro lo emocionó”, puntualizó.

El preparador físico del seleccionado argentino también analizó lo que pasó ayer ante Alemania, marcando que “el gol al inicio del encuentro cambió todos los planes”.

“No hay dudas que era uno de los partidos ganables, ante un equipo que viene trabajando hace mucho tiempo, que tiene a su plantel muy cerca y que demostró su potencial, que lo conocíamos”, aseveró.

“Acá salieron a revertir algo impensado chicos que tienen mucha categoría, pero no hay que olvidarse que los de arriba tienen todos entre 22 y 23 años, con muy jóvenes, y la ansiedad fue su principal ‘marcador’”, apuntó.

“Teníamos pensadas un montón de variantes, pero con el gol en el inicio fue otro partido y no pudimos encontrarle la vuelta”, concluyó.


Fuente: Telam

El caniche Chino

1 comentario:

  1. Es muy bueno este tipo, lo descubrí hace poquito en un par de entrevistas. Que siga Diego XD!!!

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.