viernes, 30 de julio de 2010

CANICHES EN EL CARIBE


A principios de 1958, con la caída del presidente venezolano Marcos Pérez Jiménez, el General Perón se ve obligado a dejar Venezuela para establecerse en República Dominicana. El encargado de llevar a los Caniches Negrita, Canela y sus cachorros desde Caracas hasta el nuevo destino no es otro que Roberto Galán, que los había rescatado en la noche de la revolución gracias a la colaboración de algunos seguidores que el Líder tenía en esa ciudad caribeña.

En esta foto –material exclusivo de Los Caniches de Perón– tomada en un natatorio de Caracas o Santo Domingo, vemos al Caniche Canela, el preferido del General, en brazos de Roberto Galán, flanqueado por su esposa Olga. Detrás de Perón, un guardia asignado a ese objetivo.

Segundos antes, Canela le había aplicado un tarascón sorpresa en el tobillo a María Estela Martínez, quien cae a la piscina. “No sabe nadar, mi General”, alerta Galán. El guardia intenta rescatarla, pero el General lo detiene diciéndole: “Déjela, ella se va a arreglar solita, así va a aprender”. El guardia se distiende: “¿Se defiende estilo perrito?”, pregunta. “Perrito no, pero gatito sí, holgadamente…”, lo tranquiliza Galán.

Acto seguido, todos dicen “whisky”, excepto Canela, que dice “picada especial”, y posan relajados para la eternidad.


Caniche Pipo

1 comentario:

  1. qué bella entrada compañero!

    han pasado tantísimos años
    pero en mi se reproducen las voces informativas radiales de aquella época cuando señalaban o hacían referencia al "tirano prófugo"
    me acuerdo tan bien de eso.

    le dejo un abrazo grande

    Adal

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.