domingo, 26 de mayo de 2013

LA DÉCADA GANADA



Y de nuevo en la esquina de Belgrano e Irigoyen. Hacia unas horas estábamos meta engrudo y pegando carteles. ¿Cansados?... No, felices. ¿Quien puede calcular cuantos son, cuando el subsuelo de la Patria camina las calles?
La marea de los callados de todos los días en que hablan solo los de la contra. Los nadies que no entran en las encuestas. Nosotros los despreciados, los ninguneados. Nosotros los que somos gobierno porque así lo decidimos en las urnas.
Cantando consignas o solo caminando al sonar del bombo. Como diciendo acá estoy, este es mi "pellejo". Si la tocan a Cristina...

 Son impactantes las banderas grandes. Esas de cuatro palos y soga para que resista el viento. Pero esas tacuaras con el "trapo bandera", flameadores que le dicen, esas son el presente. Cientos de miles apuntando el cielo, entrecruzándose desafiantes; como diciendo vamos, ya nadie nos para. Compañeros que se vienen de La Pampa. Compañeros que se tuvieron que quedar allá porque ya no había lugar en el micro. Los de Quilmes, los de todas las comunas. Los hermosos compañeros y compañeras del Barrio Cildañez. Esos que los tilingos dicen que vienen obligados. Si supieran que los cumpas vienen porque son libres de elegir venir. Que vienen a defender su presente y su futuro. Si locos estos se vienen en familia con los pibes, con los cochecitos. No saben los manjares que trajeron elaborados en su panadería comunitaria "El Cali". Hablo de lo que hoy paso en Los hijos de Juana, pero seguramente paso en todas las organizaciones.

¿Sabrán los odiadores que las grandes organizaciones nacionales no pudieron entrar a la Plaza de Mayo? ¿Sabrán que muchas de ellas apenas pudieron cruzar la 9 de Julio? ¿Sabrán que la plaza ya estaba llena antes que llegaran?
Yo creo que lo saben y eso aumenta su odio.
Nosotros lo sabemos y eso aumenta nuestro amor.
Cristina, Nestor; el pueblo esta feliz!

Los pueblos que se deciden a la lucha, suelen ser invencibles. (Juan Domingo Peron)


El Chino

5 comentarios:

  1. 16 hs de ida y 16 de regreso desde el chaco. Los pulmones llenos de patria. Un abrazo caniches

    ResponderEliminar
  2. caniches, la pasé genial fui con mis hijos y otros niños. A los gritos como locos cuando entró cris (qué bueno que estuvo temprano, lo mejor de lo mejor) y los fuegos artificilaes y el himno, mis chiquis estaban re serios y emocionados y toda esa gente que estaba ahí pensando lo mismo que yo, bancando a cristina, les juro que me emociono. estuvo buenísimo. fabiana

    ResponderEliminar
  3. Viendolo todo desde el Sur, con la emocion de una compañera que ya habia dejado de soñar, cuando de repente, Nestor apareció a devolvernos la esperanza a tantos y tantos de nosotros, y a bautizar con emociones politicas, a hijos y nietos.

    Siempre emocionantes tus palabras Chino, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. No, muchos de los engañados no lo saben (o no lo quieren saber -ignorancia militada, como decían por ahí-) y piensan que fuimos a escuchar a los artistas o nos dieron plata, viáticos y vianda.
    Estuve respondiendo que el que dice que fuimos a ver el show, es porque no estuvo ahí. Yo fui con mi novio a las 5 de la tarde y lo máximo que pudimos acercarnos (después de dar vueltas y vueltas por las calles laterales) fue a Avda. de Mayo y Perú. Quedamos ahí en la esquina y si te descuidabas te arrastraba la marea de gente. Hombro con hombro conocimos a una pareja de cincuentones emocionados porque no podían creer que volvieran los ideales y terminamos tomando mate como pudimos, así paraditos.
    No se escuchaba nada porque estábamos lejos y las agrupaciones no paraban de cantar y festejar con los bombos.
    Es una lástima que los engañados no quieran saber toda esa realidad que anda dando vueltas por ahí.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.