lunes, 2 de agosto de 2010

EL CAPO



“Es verdaderamente lo más importante en mi vida en este momento."

Se casó la hija de los Clinton.
Hoy, en la cabeza de Hillary sólo hay burbujas de champán.

El estilo Clinton pone marcadores de eventos. Los bombardeos en Sudán y Afganistán para desactivar terroristas y fábricas de armas químicas que se taparon con los “actos impropios” de la Srta. Lewinski y CIA.

Al público americano le gustan estas notas de color, las interpelaciones parlamentarias, el acto de contrición, la redención pública. ¿A quién le sonrojó el papelón internacional de Collin Powell mostrando sus fotos satelitales y su escena de crimen virtual ante el congreso?

Hoy fue un domingo negro para México y para América Latina. En un día tan feliz para Hillary, se inicia el ingreso soldados americanos que van a blindar la frontera Mexicana.

El ejército Mexicano trabaja en cooperación con Estados Unidos desde hace años. La agencia antidrogas estadounidense y el FBI llevan programas de entrenamiento para el ejército Mexicano, la policía federal y la inteligencia.

Le Monde insiste en llamar “guerra perdida” a la narcoguerra y parece desviar la atención del hecho de que el ejército en cuestión es el más grande de América Latina , con un presupuesto que supera los 40 mil millones de dólares. Se estima que en 6 años han desertado unos 150 mil soldados, equivalente a la mitad de las fuerzas activas actuales. Uno no imaginaría que el desertor deja una chapa identificatoria, el arma y una carta de despedida. Los soldados pasan a integrar otra fuerza, con lo que tenemos soldados en todos los bandos, una fuerza paramilitar ultrasofisticada, entrenada y armada.

A los Estados Unidos no le interesa garantizar que los soldados que envía no pasen a formar parte de la guardia de elite de los grupos narco ni que las armas que ingresan legalmente sean derivadas hacia otros objetivos. Como en Colombia, Afganistán, Irak, le ponen fichas a la insurgencia, a la contrainsurgencia y al mercado negro.

A los Estados Unidos le interesa explotar sesenta pozos petroleros en Chiapas y Tabasco, le interesa la privatización del agua y la energía, la inundación del mercado de la alimentación a través de sus productos agrícolas, la flexibilización y precarización del empleo para garantizarse mano de obra barata para el desembarco de multinacionales, la segregación de la economía, la salud pública, la desarticulación del tejido social y su desintegración.

Para esto necesita de Televisa y de la consolidación y reproducción del discurso unívoco que quiebra la voluntad de la opinión pública, si tal cosa existe. Veinticinco mil muertes sólo durante el gobierno de Calderón, televisadas, fotografiadas con espíritu forense, cuerpos decapitados, colgados, mutilados, descompuestos. Suficiente para que el lector vea su propio rostro en el cuerpo decapitado y se llame a sosiego. Telenovelas donde los marines van y vienen después de cada corte. Se instala un relato de la vida donde el Estado ya es impotente para luchar contra el narco. Y ahora, ¿quién podrá defendernos?

¿Puede defenderlos el primer mercado consumidor? ¿Fabricaba Afganistán heroína antes de los 70? Bien, hoy representa el 93% del consumo yanqui. ¿Puede mantenerse la rentabilidad del negocio si los estados nacionales no realizan una inversión en rescate y destrucción de parte de lo que producen?

Después de todo, hablamos del tercer negocio, detrás del petróleo y las armas.
La violencia sistemática contra la mujer mexicana es violencia homicida y admonición. Y es la mujer quien sigue educando a los hijos. Serán las menos las que luchen. Las zapatistas, las que reclaman justicia por las muertes de Juárez, por los abusos de la militarización social.

El resto de la sociedad quedará anestesiada y desmovilizada ante el terrorismo de Estado. ¿Merecía este dolor el pueblo Mexicano? ¿Merecía este capítulo miserable y canalla de la historia?

La reproducción del discurso del terror a toda hora, en todos los ámbitos. Hace 40 años que la CIA despliega la jugada de pizarrón, la dispersión del aparato síquico a expensas del miedo, para asegurar la bienvenida a la mano dura.

La descalificación de la política –la prensa habla permanentemente de corrupción narco en todos los niveles de la administración– es la antesala de otra forma de monitoreo o protectorado, y como en toda reconstrucción, habrá un ejército de contratistas frotándose las palmas.

El sábado la prensa nos mostró la noticia del cadáver de Nacho Coronel, como hito en la lucha, un golpe al cartel de Sinaloa. El domingo amanecen 1.200 efectivos en frontera.

Hoy, lunes, empieza la novela “El Capo” en Canal 9.

Caniche Patricia

3 comentarios:

  1. A EEUU le interesa también que se sostenga el narcotráfico para sostener a los bancos donde se lava dinero, la 3ª actividad económica en importancia.
    Afganistán es un tradicional territorio de la amapola desde siglos atrás

    ResponderEliminar
  2. Hablen por favor del hombre que se encuentra dentro del disfraz de Mickey Mouse en Disneylandia y es sospechado de vender leche de rata en los colegios.

    Abrazos colega.

    ResponderEliminar
  3. mis felicitaciones a la caniche Patricia por esta entrada que al leerla duele, desgarra,
    y también da lugar a la certera reflexión que el "sueño americano" es solo una pesadilla obscura cubierta de sangre...de otros!

    abrazos grandes!

    Adal

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.