sábado, 11 de febrero de 2012

UN FLACO Y UN SOLDADO.


Chapoteando en las aguas del mar que inventó Perón, me enteré de dos noticias.
La primera que terminaba la misión del compañero Martín Garcia en Telam. Con orgullos y emoción por el y todos los compañeros que militaron la gestión, lo primero que sentí fue:
GRACIAS COMPAÑEROS, VIVA PERON CARAJO.

Los obsecuentes y los traidores tienen vuelo corto. Los soldados de Peron cumplimos con lealtad y patriotismo la misión encomendada por la conducción, la compañera Cristina.
Los militantes Peronistas sabemos volver con la frente bien alta al, "nosotros del pueblo que es la única verdad", cuando cumplimos con nuestra misión.

PERIODISMO MILITANTE es un grano en el orto que nunca mas se podrán sacar los infames traidores a la Patria.
PERIODISMO MILITANTE es  una bandera que flameará de ahora en mas en cada batalla por el sentido, por la otra historia, por la descolonización informativa.
 “Aquel que habla mal de otro peronista se está pasando al bando contrario” dijo Peron. Que cada uno se haga cargo.

Los Caniches de Peron estamos orgullosos de vos compañera Silvia, soldado de Cristina, soldado de Perón.


Y la magia, la poesía y la armonía musical se detuvieron unos segundos. El universo todo en un minuto de silencio.
El flaco Spinetta se fue con el Capitan Beto, con Pappo, con Tanguito, con Miguel, con el otro Flaco.

Para ser sincero, en aquellas epocas nacientes del ROCK NACIONAL yo tiraba mas para Manal, Pappo, La Pesada, Vox Dei; sin embargo el Flaco me podía. Tenía eso que no se puede definir. Esencia, actitud, estética, no se. Era algo que te emocionaba. A veces no entendíamos muy bien sus letras. Se nos chocaban las neuronas con su música. Nos enojábamos con su chamuyo pacifista. Pero nos sacaba cosquillas ese Flaco. Loco, intrigante, desafiante,  desgarbado, esquisto.

Creo que fue en el mes de Octubre de 1973. El Flaco presentaba el álbum Artaud. El tipo no conseguía sala y el dueño del Astral se lo ofreció un domingo a las 11 de la mañana. Con un vago amigo de Avellaneda estuvimos boludeando toda la noche, hasta que el turro de febo nos empezó a taladrar la cabeza y decidimos ir a tirarnos frente al Teatro; esperando la hora para entrar.
Era el final de la primavera Camporista y la cana no jodía mucho.

Cuando pudimos entrar al Astral todo era delirante, las caras de los unos y los otros. El escenario como una caja negra, una silla blanca, una guitarra blanca y un micrófono.
Y de repente entro el Flaco, todo de blanco y con guantes verdes. Y acercándose al borde del escenario manda:
"Ayer soñé que metía las manos en un tarro de pintura verde y hoy amanecí así....ja!

Una hora y media donde el mundo se inclinó a sus pies. Todo el álbum Artaud, algunas cosas nueva para el momento como "Barro tal vez". Películas proyectadas, me acuerdo de fragmentos de "El perro Andaluz", y no se cuantas bellezas mas que se me mezclan con otros recuerdos; otros conciertos, otras bocanadas de vida.

Salimos del Astral y el sol pegaba duro, el sueño te rascaba la cabeza, la vida real te decía: "relojes se pudren en sus mentes".

Tiempos raros aquellos, entre militancia y música. Entre Pappo y Spinetta. Entre un sueño lleno de vida y la muerte que se venía implacable.

El rock nacional, a mi modo de ver, tuvo tres columnas nacientes: El Flaco, Pappo y Lito. El "chabon" de arriba se ve que sabe de música, y se llevo para su escenario a dos de los mas grandes.

Gracias Flaco, no sabes lo que me acompañaste en las noches de oscuridad y miedo absoluto.

Audio de aquella mañana de ensueño. No es el mejor audio pero vale como muestra del maestro Luis.

El Chino.

6 comentarios:

  1. Coincido plenamente con las palabras dichas de Martín García (incluyendo a SC). Con respecto al flaco, solo en parte. Ya lo escribi el día de su muerte, jamás entendí ni una palabra de sus letras inspiradas (me pasa lo mismo con Mollo), pero yo si lo escuchaba en sus versiones más rockeras, pescado por ejemplo y debo cnfesar que a mi Charly me puede y, aunque está medio muerto, lo sumo a Pappo y a Spinetta en mis gustos.

    ResponderEliminar
  2. HOLA CANICHES. SOY SEGUIDOR DEL BLOG. TE ENVÍO URL DEL MÍO POR SI QUIEREN VISITARLO E INCLUSO HACERSE SEGUIDORES. GRACIAS.
    FUERTE ABRAZO CORRENTINO.
    HTTP://LAVOZDELCHACARERO.BLOGSPOT.COM

    ResponderEliminar
  3. Che, si Spinetta hubiese sido un gorila confeso ¿Le habrías dedicado este espacio de recuerdo?

    Porque tengo un montón de compañeros que no saben diferenciar obra artística de política y por eso lo denostan, porque nunca mostró una actitud militante.

    ¿Le habrán pedido estos compañeros alguna vez Nestor Kirchner que cace una guitarra para tocar La herida de París? O peor, ¿que componga una obra semejante?

    A mi que Silvio Rodriguez o Rene de Calle 13 sean compañerosno me mueve un pelo. Me dan asco su snobismo uno y su música tribunera otro. Mercedes Sosa y Victor Heredia me gustan pero porque son dos músicos de la hostia, como también me encanta Caetano que es medio fachito. Que sea facho toda su vida mientras me siga partiendo el marote con su música.

    Y por último: Spinetta se mostró del lado de nosotros en 2006, cuando le agradeció a Néstor por dejarlo tocar en Casa Rosada, a la cual le brindó veneración. Y LO HIZO CUANDO EL KIRCHNERISMO ERA UNA APUESTA Y NO UNA CÓMODA MODA. No tenía por qué repetirse como un salame. Jamás se repitió en nada, y por eso voy a lamentar el resto de mi vida no poder irlo a ver o escuchar otro disco nuevo suyo.


    Saludos, Ugo Sin H

    ResponderEliminar
  4. "Ir a verlo otra vez" quise decir. Perdón por la burrada. Ugo.

    ResponderEliminar
  5. Ugo: se lo hubiera dedicado igual, como alguna vez lo hicimos en este Blog con Piazzola. El Flaco fue un grande en lo artístico y una buena persona en lo humano, aunque no siempre compartí sus opiniones o sus posturas ante determinados sucesos, sobre todo en la decada del 70. Pero justamente fue en esa epoca en que me enamore de su musica.
    Un abrazo.
    El Chino.

    ResponderEliminar
  6. Ugo:El kirchnerismo es una cómoda moda, para quienes tienen la cómoda idea de que todo lo que es popular, y tiene éxito, es malo. No deja de ser una posición sectaria y discriminativa. Aquellos que usamos sacos de tes botones, sin importar lo que marca París, te podemos asegurar que a los compañeros artístas en general, sin importar de que lado están, se los juzga por sus virtudes artísticas no su posicionamiento político, pero siempre desde un lugar subjetivo, ya son sujetos los que gosan o sufren con su arte. Será por eso que no puedo dejar pasar tu crítica a Silvio Rodriguez, ya que el kirchnerismo en el 2004 no tenía mucho más que ese 22% que lo había votado un año antes, ponele un 30, y sin embargo el cubano vino a cantar las canciones que canta hace treinta y cinco años y yo escuchaba despacito lo que me habían pasado en un casette TDK.
    Si para vos ser coherente es snob, será una extraña manera de ver la trayectoria de un artista.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.