jueves, 10 de diciembre de 2009

KSAWERY NOS DEJA MUCHO MÁS TRANQUILOS

Dos millones de años después de que todo el mundo ha hecho y continúa haciendo lo que se le canta el higo, el fraile franciscano polaco Ksawery Knotz viene a decirnos que "la pareja debe disfrutar del placer y la frivolidad sin culpas". Y nos deja mucho más tranquilos a todos: al homo habilis, a los romanos imperiales, a los libertinos del siglo XVIII y a los integrantes de la banda Axila Verde.

El “Kamasutra católico” o "Sexo como Dios manda” o “El sexo que no conoces: para parejas casadas que aman a Dios”, escrito por Knotz con la bendición de la iglesia polaca aunque no del Vaticano, combina consejos teológicos y sexuales para matrimonios y sostiene que los orgasmos podrían ser “similares a la felicidad del cielo”.

Knotz revela que “el momento más significativo y culminante es el de la penetración”, aunque desaconseja el uso del preservativo. También recomienda “el baño de a dos”.

Luego de describir con lujo de detalles cómo debe realizarse una verdadera partusa, el fraile picarón aclara que nada de ello surge de experiencias propias, ya que el libro fue escrito “en base a testimonios” de fieles matrimonios a los que ha asesorado a través de la web.

Habemus Kamasutra. Pero el marulo de Ksawery no descansa, y evidentemente otras partes de su cuerpo tampoco. Por eso, pensando en los matrimonios en crisis, ya se vienen los “120 días de Sodoma y Gomorra para parejas que aman a Dios”.

Caniche Pipo

2 comentarios:

  1. Impresionante la imagen de knotz!!!!!! Parece salido de una película de Mel Brooks!!

    jajajaja, muy bueno!

    Nicola de Bari

    ResponderEliminar
  2. Geniallll,
    Soy una educada por las monjitas, y , como muchas otras, acuerda con eso de ... mmm cómo era, algo de las iglesias y arder...
    Nada que ver con la Juana de Arco, por esa también deben arder.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.