domingo, 13 de diciembre de 2009

NADOROWSKI VOLVÉ, TE PERDONAMOS

Ni bien el jefe de Gobierno porteño, Niño Mauricio Macri, nombró al Fino Palacios al frente de la Policía Metropolitana, se desató una andanada de críticas y acciones directas contra este personaje. Vieron la luz las graves denuncias que lo vinculaban a la causa AMIA por encubrir a sospechosos de haber participado en la voladura de la mutual judía de la calle Pasteur al 600 el 18 de julio de 1994.

Pero esto era sólo el principio de una causa mucho mayor. Digamos que fue la punta de un ovillo que empezaba a desmadejarse y a enredarse alrededor de los trajes caros y aburridos de los integrantes del ejecutivo porteño. Cuando saltó lo del espía Ciro James, la situación de Palacios ya era insostenible: en cuestión de horas quedaría imputado en la causa AMIA.

El jefe de Gobierno, defensor a ultranza del comisario exonerado, lo relevó, casi en soledad, con otro impresentable, el comisario Chamorro, quien duró en el cargo menos de lo que tardó en secarse la tinta de la firma del decreto que lo había nombrado, sobre todo porque también estaba envuelto en escuchas ilegales, y por casualidad –según la visión de Macri– el nexo era Ciro James. Recordemos que a éste lo recomendó Jorge Palacios, dicho por él mismo.

Es muy interesante analizar el después de toda esta novela de espías y escuchas, que reultaría por demás atrapante si se tratase de una saga ficcional. Lo lamentable es que estamos hablando de la más cruel realidad porteña. Lo que pudo verse es que el gobierno presidido por el ex presidente de Boca Juniors giró todavía más a la derecha, al nombrar a Eugenio Burzaco al frente de la Policía Metropolitana en reemplazo del imputado comisario Chamorro. Un dirigente ligado a la derecha católica mas recalcitrante, muy bien visto por el Vaticano, allegado de Esteban “Cacho” Caselli, apodado “El Obispo”, embajador en el Vaticano durante la presidencia de Carlos Menem, además de asesor en materia de seguridad del ex gobernador Jorge Sobisch cuando se ordenó la represión policial que terminó con la vida del maestro Carlos Fuentealba. Lindos pergaminos trae el hombre.

Pero lo más grave de esta situación es la designación del nuevo ministro de Educación porteño en reemplazo del renunciante Mariano Nadorowski, otro que quedó envuelto en el escándalo de las “escuchas”, según la denominación que le da la prensa. La realidad es que se trata de un delito grave.

El nuevo cuadro es Abel Posse. No voy a ahondar en las últimas declaraciones de este ignominioso personaje. Basta con decir que sus dichos fueron reivindicados por el genocida Luciano Benjamin Menéndez, quien lo citó en el juicio que nuevamente lo condenó a cadena perpetua, de cumplimiento efectivo en cárcel común.

Realmente, estas designaciones no sorprenden a nadie. O a casi nadie. Por ejemplo, Ernesto Tenembaum se mostró sorprendido en el aire de Radio Mitre, no sólo por las declaraciones del flamante ministro, sino porque además el personaje le cortó el teléfono. En un rapto de sinceridad poco habitual en este tipo de empleados serviles de los multimedios, Tenembaum le pidió a Mauricio Macri que no nombrara a un fascista como miembro de su gabinete.

A ver, querido periodista, son ustedes los que fogonean desde los medios masivos de información el temor a la inseguridad, el supuesto estado de anarquía, el descontrol, el desmanejo de lo público. Son ustedes los que generaron, con su continuo discurso opositor, que nuevamente veamos aparecer nefastos personajes que creíamos desaparecidos de la escena pública. No se sorprendan ahora, no se hagan los distraídos. Que no los sorprendan las declaraciones de un golpista como Hugo Biolcatti, que pide que se “descabece a la gobernación de la Provincia de Buenos Aires”.

Estos personajes son socios de tus patrones, Tenembaum, son los responsables de haber creado el monstruo, el nuevo Frankenstein opositor. Ustedes le dieron vida, fueron estas corporaciones de “periodistas independientes” los que le aportaron la voz y lo pusieron a caminar. ¿Y ahora de qué se sorprenden? ¿Será que tienen miedo de no poder frenarlo y de que también se los lleve puestos? ¿Cómo despegarse de este discurso si es el mismo que manejan Grondona, Morales Solá, Longobardi y muchos otros?

Algo parecido deben estar pensando los que formaron esa nueva mayoría en la Cámara de Diputados, los Pino Solanas, los Lozano, las Donda. ¿Pensarán que sus nuevos aliados son amigos de sus enemigos? ¿Se darán cuenta de que con su aporte, la derecha vuelve a imponer su posición, y de que es sumar un eslabón más de esta cadena que nuevamente intenta apretar hasta la asfixia a un proceso de avance social que tuvo vida durante estos últimos años en la América Latina?

Todos los procesos están concatenados, aunque parezcan disímiles tienen nexos muy parecidos. Hablo de las bases norteamericanas en Colombia; de la embestida de los medios de comunicación con su órgano de ataque, la Sociedad Interamericana de Prensa; del golpe en Honduras, ya institucionalizado –es más, aceptando un proceso fraudulento de elecciones por varios países del Sur de las Américas–; de la posible victoria de la derecha en Chile, gracias a un gobierno de concertación presidido por Michel Bachelet, que poco hizo por cambiar las estructuras pinochetistas; de la designación de un defensor de la dictadura como funcionario del gobierno porteño.

Ahora, la demócrata Chiche Duhalde salió a defender a Abel Posse. Dice que “apareció con mucho huevo diciendo lo que muchos no se atreven a decir”, ya que “lo que dijo es el pensamiento de la gente”. De paso, criticó a los gremios docentes, a los que tildó de “una piedra en el zapato para el avance de la educación”. Si lo de Posse es retrógrado y hasta grotesco, lo de la señora Chiche es decididamente patético en boca de una senadora de la Nación. El lado bueno de esta tragicomedia es que mientras el camión rueda se van acomodando los melones: de un lado los dinosaurios golpistas y defensores de los intereses de las corporaciones, con ciertos “progres” oficiándoles de personal doméstico, y del otro, el pueblo peronista sosteniendo un proyecto de liberación nacional.

Compañeros, se vienen momentos difíciles. De nuestra militancia depende la vida de este proyecto nacional y popular al que nos gusta definir como PERONISTA.

Caniche Julián

10 comentarios:

  1. Excelente post compañero. Es cierto, lo perdonamos a Nard. Me imagino que no va a estar bueno ir a la escuela ahora en BA...

    ResponderEliminar
  2. Julian, es cierto, se viene una epoca de resistencia.

    ResponderEliminar
  3. Sí, acá estamos.
    Un abrazo, compañeros

    ResponderEliminar
  4. argentinolibre@hotmail.com14 dic. 2009 02:08:00

    Todos estos pelotudos que piden a gritos,promueven y exigen un giro a la derecha para salvarse de no sé qué mierda, terminarán refugiándose en nuestra resistencia. No importa.Resistamos una vez más.
    (soy aquel anónimo solitario alistado por ustedes del lado patriota)
    Fuerte abrazo, compañeros.Venceremos!

    ResponderEliminar
  5. Quridos Juli y Moo, me parece que le están errando a la conclusion Se Viene Nestor 2011!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Humildemente muchachos: si la caracterizacion del momento politico que hacen es la de pre-resistente es por que estan pasando mucho tiempo frente al monitor, es todo un poco mas complejo.

    Saludos.

    Jose Manuel Martinez

    ResponderEliminar
  7. me encanto la de fernando luis !!! super optimista ! vp

    ResponderEliminar
  8. Anonimo: Se ve que vos estas en otra realidad también, si te parece que el enemigo desde el 3 de diciembre no esta embistiendo, está claro que lo viene haciendo desde que este gobierno se definió claramente peronista, pero desde que parte del "progresismo" juega por derecha, el ataque se hizo mas efectivo y busca la desestabilización de Cristina, y esta claro que nosotros tendremos que resitir, eso somos, somos resistencia informativa y desde ya la hacemos efectiva desde este espacio virtual, además de la militancia. Además el peronismo tiene historia de resistencia, 18 años la practicamos, ¿Te parece que no aprendimos?

    ResponderEliminar
  9. Juli, por lo que a mi respecta, la resistencia empezo el dia de los indultos, y se termino el 25 de mayo del 2003, esa es mi resistencia, tal vez no sea taaaan heroica como la que tanto parecés anhelar, pero es la mia y (para que quede claro)tambien la tuya -doy por seguro que le habrás puesto el cuero a los noventa desde el primer dia-
    No me tomés a mal, pero la verdad es que mientras seamos gobierno, no tengo ningun apuro por "resistir", puedo vivir tranquilamente otros 8 años sin gases lacrimogenos...

    ResponderEliminar
  10. Julian:
    Sin animo de ofender, me parece que no entendiste hacia donde estaba dirijido el comentario, obviamente tenes algunas resistencias para interpretar el momento politico, en fin si te sirve la mistica por la mistica misma hacete monje de San Marioto.

    Jose Manuel Martinez

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.