viernes, 11 de septiembre de 2009

¿HABLA EL PUEBLO O PASA UN CARRO, GORDA?

SILVANA GIUDICI PRESIDE LA COMISIÓN DE
LIBERTAD DE EXPRESIÓN

PERO NO DEJA HABLAR A NADIE.

LE DEJAMOS ESTA INQUIETUD:

¿EN ALGÚN MOMENTO CERRARÁ LOS CANTOS
Y ABRIRÁ LAS TROMPAS DE EUSTAQUIO?


Los Caniches de Perón

6 comentarios:

  1. mas que las de eustaquio, tiene mucha hambre de abrir las de falopio. sorryyyyyyyyy

    ResponderEliminar
  2. jajajaja.!!

    lo de gorda esta completamente de mas!

    ResponderEliminar
  3. que bronca esa vaca patética ... es increíble. Nadie le dice a esa mujer el rol lamentable que está haciendo?
    Verguenza ajena, y a la vez es tan chistosa esa gorda. Qué contrariedad y que ganas de meterle un bollo a la muy cerda.-

    ResponderEliminar
  4. Esta mujer, que ha presentado un proyecto que tiene muchos puntos en común con el presentado por nuestra Presidenta Cristina, ahora es opositora por todo el proyecto, creo que tiene que ver con los diálogos que escuche y que transcribo seguidamente:

    -Nena, nena, ayer te vi en tn a las 18; a las 21 y a las 23. También en america24 a las 19, 22 y 24. Mellamaron todas las tías, y están chochas que te vieron. (Emocionada la madre gorila)
    -Viste mamita, que iba a ser famosa. (Contesto la heredera de gori-lilita)

    Más tarde cuando silvanita caminaba por la calle una vecina le comentaba a otra:
    - esa, esa es la que te digo que estaba en la tele.
    A silvanita se le escapa una sonrisita.

    figurar, para algunos, es un camino de ida

    ResponderEliminar
  5. El peor castigo para esta gorila fue que al ppio. la confrontaban con Silvia Vazquez, que es una mina interesante, habla muy bien, es inteligente (a pesar de no ser peronista), encima es muy linda y defendía el proyecto con jerarquía.

    El sapo enrojecía de envidia y celos.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.