miércoles, 21 de enero de 2009

LA DERECHA CIPAYA, EXTRAÑA LAS RELACIONES CARNALES


"Cristina está desconectada, muestra su vacío con este viaje. Mientras el mundo avanza, ellos atrasan 40 años y la Argentina también", pegó Elisa Carrió en diálogo con Clarín. La líder de la Coalición Cívica dijo que la Presidenta "entró en el túnel del tiempo. El mundo está mirando el futuro".

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri fue igual de crítico, pero midió un poco más sus palabras: "Me parece poco feliz que el día en que el mundo tiene los ojos clavados en la asunción de Obama el Gobierno argentino esté de gira por Cuba. Además, tampoco me queda claro el fin, el contenido de la gira".

Desde San Luis, el gobernador Alberto Rodríguez Saá dijo que "la actitud de Cristina Fernández de Kirchner es una especie de Ku Klux Klan criollo. Esa organización racista dio vuelta su bandera en rechazo a la presidencia que inicia Obama. Y el Gobierno argentino le dio la espalda a un momento de esperanza para la humanidad".

En campaña por las legislativas del año próximo, en las que aspira a encabezar una lista de peronistas anti-K, el diputado Francisco de Narváez se preguntó "por qué Cristina no está en Estados Unidos para demostrar que quiere integrarse inteligentemente al concierto de naciones, en donde claramente Estados Unidos es un gran motor".

La diputada Hilda "Chiche Duhalde" prefirió referirse al próximo destino de la gira presidencial y dijo sentir "mucha vergüenza" de que "en un momento tan importante para el mundo, la presidenta haya elegido visitar a (Hugo) Chávez, cuando puede verlo en cualquier otro
momento".


Como suele decirse, pocas fotografías retratan mejor el estado de la Argentina que lo acontecido en las últimas horas. Mientras el planeta entero miraba –literalmente, en un estado de éxtasis- la ceremonia de inauguración del mandato del cuadragésimo cuarto Presidente de los Estados Unidos, Barack Hussein Obama, la Presidenta Cristina Kirchner se desvivía en halagos hacia el Gobierno de Cuba. Verla ayer a Cristina Kirchner en La Habana, y verlo a Obama en Washington, era como ver el siglo XXI en Washington y el siglo XX en La Habana.
Por Pepe Eliaschev

"La presencia [de la Presidenta] en Cuba habla de una falta de sutileza en materia de relaciones internacionales. El pedido por el fin del bloqueo está bien en cualquier momento y lugar y lo comparto, pero podría haber aprovechado, ya que estaba en Cuba, para pedir libertad y democracia", evaluó el senador radical Ernesto Sanz.
En este punto, el legislador mendocino planteó que, tanto ese "silencio" en tierra cubana como el inminente viaje presidencial a Caracas "no son buenas señales hacia el mundo".
"Más grave que lo de Cuba me parece que el Gobierno insista con Chávez, que se está quedando solo. Al final, somos el único país que tiene al lado. El que Chávez esté siempre en el centro de la agenda me parece grave. El Gobierno tendría que buscar otros protagonistas", ahondó Sanz.
En el mismo sentido, advirtió: "Esta claro que el eje es Brasil-Chile, y ahí es hacia donde tenemos que apuntar. Insistir con Chávez va a terminar de aislarnos del mundo. El Gobierno no advierte que las relaciones internacionales son algo mucho más complejo que la imagen «progre» que pretenden instalar los Kirchner".
Por último, Sanz cuestionó que Cristina Kirchner viaje a Venezuela para "discutir con un dictador autoritario" la situación de la siderúrgica Sidor. "Es inexplicable que tenga que defender una empresa argentina que fue copada por el gobierno de Chávez", concluyó.


El jefe de los diputados de la Coalición Cívica, Adrián Pérez, coincidió con Sanz en que el bloqueo a Cuba "está mal", pero también consideró que las críticas de Cristina Kirchner "no llegaron en un buen momento".
También advirtió sobre la asiduidad de los contactos con Chávez. "No puede ser que Venezuela sea nuestro único aliado. La Presidenta puede y tiene que viajar a todos los países. Pero que sostenga con tanta vehemencia un vínculo oscuro y rodeado de negocios turbios como el que tenemos con Caracas es un problema serio", opinó el legislador.
"Lo realmente grave es que [el Gobierno] sólo se recueste en una relación que ya casi no trae réditos comerciales y que además se hizo a espaldas de la diplomacia, justamente por la falta de transparencia que la rodea", completó.

Apostillas de los caniches:
No encontramos comentarios de la Izquierda Argentina en referencia al viaje de Cristina a Cuba y Venezuela.
El que calla para que lado otorga?

1 comentario:

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.