viernes, 14 de agosto de 2009

¡QUÉ MAL VIVEN LOS POBRES!

Un alto en la lucha contra la pobreza, para tomarse unos mates con la gilada.

El domingo pasado (9/8) Perfil publicó un reportaje de Jorge Fontevecchia a Hugo Biolcati, el señor que descubrió la pobreza en la Argentina. Evidentemente, antes no la veía, porque -como él mismo dice en la nota en que describe su fortuna personal- viaja en su avión privado, en uno de sus tres aviones privados. EN BOCA DE ESTE TIPO, LA PALABRA POBREZA SUENA COMO OBSCENA. La realidad es que no quieren discutir sus riquezas, y nos tapan el fondo de la cuestión con soluciones mágicas para los pobres. No les demos la oportunidad de imponer la agenda política, discutamos ¿cómo esta clase llega a tener aviones mientras otros se mueren de hambre? Estos miserables no quieren retenciones, y no les gusta que el Estado se entrometa en sus negocios.

Pero no nos olvidemos de los títeres que juegan para ellos: una dirigencia opositora cipaya, que tiene un discurso esquizofrénico, plantea un ingreso universal por hijo pero exige bajar retenciones. Queda claro: lo primero para quedar bien parados frente a la sociedad, lo segundo para quedar bien con los patrones. Lo que habría que tatuarles en el morro a estos agrogolpistas es que el hombre que ellos reivindican, Martínez de Hoz, fue uno de los que más hizo para enterrar a nuestro pueblo en la ignominia del hambre y la pobreza, tarea que continuó su alumno dilecto, Domingo Cavallo, con sus políticas neoliberales dictadas desde el FMI. En la década del 90 no se veía a estos dirigentes enlazados en esa mesa siniestra; sí se escuchaba el golpeteo de sus palmas en la tribuna de la Rural vivando al traidor de Anillaco cuando entraba al pisadero, mientras los campos de los productores pequeños se endeudaban e hipotecaban.

Aquí va un pasaje de la nota de Fontevecchia a Biolcati:

F -Usted tiene en Carlos Casares un campo de más de 8 mil hectáreas con 6 mil útiles, más otro campo en Pasteur de 3 mil hectáreas, el primero mayoritariamente dedicado a la lechería y el segundo dedicado mitad a la agricultura y mitad a la cría. A 7 mil dólares la hectárea, sólo de campos son 80 millones de dólares.
B -No creo que valga 7 mil dólares la hectárea, quizá la mejor parte.
F -¿70 millones de dólares, podríamos decir?
B -Como valor de realización, puede ser.
F -¿Tiene tres aviones y uno de ellos destinado a su esposa, que además pilotea, y también uno de sus hijos?
B -Mi mujer es piloto, sí. Uno es un biplaza, monomotor, típico 172, que lo usa mi mujer, me lleva, va al campo, viene, y los otros dos es porque compré uno y estoy vendiendo el otro.
F -¿Es cierto que cuando Buzzi subió al último de los aviones que se compró, con capacidad para seis personas, dijo: “Está bueno esto de ser oligarca”?
B -Es una anécdota muy graciosa que usamos mucho como chiste entre nosotros.
F -¿Pero sucedió?
B -Sí, pero no es de Buzzi. El cuento es de la gente de Federación Agraria. El año pasado, por primera vez en la Rural pusimos una carpa de la Comisión de Enlace, que fue atendida por jóvenes de los ateneos de las cuatro entidades. La Federación Agraria trajo cuatro o cinco muchachos del interior, los puso a estar todo el día en la carpa y quedaron con los nuestros. Cuatro días después, Pablo Orsolini, el vicepresidente de Federación Agraria, viene a ver la muestra, y se encuentra con estos muchachos y dice: “¿Cómo se sienten, cómo los tratan?”. Y uno lo mira y dice: “No sabe, don Pablo, había sido bueno esto de ser oligarca”. Y se lo dijo en serio. El cuento nos ha hecho reír desde entonces. Y lo usamos siempre. Es una anécdota de una inocencia y una frescura fantásticas.


Ay Huguito Huguito… ¡pasan cosas lindas en una familia! De cualquier manera, quedate tranquilo que Pinito se planta y te cuida los bolsillos, igual que Gorililita, el Bobo Morales, el Garca Cleto, Don Segundo Sombra, el Narcolorado, el Niño Mauricio, Felipe el Hermoso, el Troskoshow… Dormí sin frazada, ¡todos velan por tu patrimonio cosechado con el esfuerzo de tantas generaciones!

Caniche Julián

5 comentarios:

  1. Siiii... ahí anda Biolcati codeándose con la pobreza... mucho mate y camaradería, sin embargo su sector rebaja los derechos de los trabajadores rurales, sumidos muchísimos de ellos en la pobreza. Pero al problema, que también a él le cabe, se lo endilga al Gobierno. En mi criterio, el Gobierno no ha evitado abordar el problema de la pobreza. Tal vez te acuerdes que el año pasado Cristina Kirchner había acusado a los ruralistas de estar incurriendo en "el peor de los pecados, que es la avaricia". El titular de Cáritas, el obispo Fernando Bargalló, salió en los medios al cruce de declaraciones: aseguró que "la avaricia es un pecado grave" porque hace que las personas se "desentiendan de la realidad sufriente de los demás" pero agregó que la "soberbia" es un pecado “más grave” que la avaricia.
    Es evidente que la Iglesia es socia de Biocatti. Y va por más... ya que ahora halla escandalosa la pobreza...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno compañero Julian. Comparto todo.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Si en uno de esos reportajes Biolcati dice que tiene 70 palos verdes tiene 10 veces más. Son dueños del país.

    ResponderEliminar
  4. Éste hijo de puta en los 70 se hubiera comido una bala.

    ResponderEliminar
  5. No están entendiendo, son los pequeños y medianos oligarcas! o...
    será que la oligarquía es un verso la igual que los monopolios, Ernestino?

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.