miércoles, 28 de octubre de 2009

FALACIAS DE LA OPOSICIÓN VERSUS FORTALEZAS DEL GOBIERNO POPULAR


Hace cuatro meses, las corporaciones y sus empleados de la “Unión Democrática” y el “Peronismo Decadente” se frotaban las manos palpitando una caída del gobierno popular encabezado por Cristina Fernández de Kirchner. Gorililita Carrió hacía gala de su falsa vocación republicana, vociferando que iba a defender la democracia a capa y espada para evitar cualquier salida anticipada del gobierno. Así, promovía solapadamente lo que en realidad buscaba instalar en la opinión pública: que el Gobierno se caía. (Hoy Carrió fue expulsada de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos por rechazar el proyecto oficial que establece la obtención de muestras de ADN para identificar a posibles hijos de desaparecidos, y entra en el cuadro de honor junto al Sultán Carlos, el otro desterrado por la APDH.)

Y este Gobierno no sólo no se cayó luego de perder 2 millones de votos el pasado 28 de junio –y en plena recesión mundial–, sino que supo recomponerse, imponer agenda, librar batallas y ganarlas, tanto por mérito propio como por desmérito de una oposición que no termina nunca de equivocarse, siempre en desmedro de los intereses populares.

El Gobierno se rehizo y convocó al díálogo con todas las fuerzas políticas, a pesar de la ¿notoria? ausencia de la Coalición Cívica. Mientras, esa iniciativa era acompañada a nivel parlamentario por el trazado de una agenda de consenso entre los bloques legislativos del FpV.

Luego, con el tratamiento de la ley de prórroga de las facultades delegadas, la oposición, lejos de ensayar algún tipo de independencia política, jugó todas sus fichas en defensa de los intereses corporativos. Y volvió a perder. No fue sólo una derrota política: también quedó al descubierto que su capacidad de cohesión era nula, lo cual fortaleció una vez más al gobierno.

Inmediatamente se implementó una medida de neto corte popular con la que el Gobierno volvía a parársele de manos a las corporaciones: el grupo Clarín se quedaba sin el negocio de la televisación del fútbol de Primera División. El convenio Gobierno-AFA establecía que el fútbol sería transmitido en forma gratuita por Canal 7 y para todo el país. Atrás quedaban 18 años de extorsión al pueblo y el famoso “secuestro” de los goles hasta las 12 de la noche a manos de un par de sátrapas. Fútbol para Todos, una iniciativa que daría el puntapié inicial en democratización total de los medios.

Y llegó la Madre de Todas las Batallas, que se ganó con holgura en ambas Cámaras y que volvió a abrir una puerta en la relación con el arco político de centroizquierda y con los sectores medios urbanos. La sanción de la Nueva Ley de Comunicación Audiovisual, que dio por tierra con una norma de la última dictadura militar, no fue producto de la improvisación ni del “enojo” del Gobierno con Clarín y La nación, como aún pretender instalar los monopolios mediáticos.

A nadie escapa que esta ley estaba siendo “horneada” desde hace años por militantes de distintos sectores sociales y debatida en foros provinciales. A ello se sumó que salieron a bancarla figuras consagradas de la cultura, el arte y los ámbitos académico y social. Por eso, debemos tener en claro que este importantísimo triunfo político trajo aparejado una no menos importante cuota de legitimación social, así como un primer paso en la recomposición del vínculo con sectores sociales que se habían distanciado en 2007 y luego de las últimas elecciones.

Queda claro entonces que, hasta aquí, la principal contradicción no ha sido Oficialismo-Oposición, sino Política versus Corporaciones, como bien señaló Agustín Rossi cuando se trató en Diputados la ley de prórroga de las facultades delegadas.

Otra gran falacia de la oposición es que después del 10 de diciembre el oficialismo perderá la mayoría en el Congreso. Si afinamos el lápiz, podemos ver que en este nuevo escenario el Gobierno y sus aliados sumarán las bancas necesarias como para convertirse en primera minoría, con capacidad de maniobra para imponer agenda, para construir y generar alianzas. Será, claro, un Parlamento mucho más equilibrado, pero para nada adverso. Hay que tener en cuenta la existencia de distintos bloques que no votan en absoluta concordancia.

Claro que hay temas para corregir. El tema comunicacional –en el cual los blogueros peronistas venimos haciendo nuestro modesto aporte– es uno de ellos. Recordemos que cuando se estatizaron las AFJP, a las pocas horas los monopolios mediáticos estaban aniquilando al Gobierno e instalando la idea de que se les estaba robando la plata a los jubilados.

También habrá que ver cómo se avanza en la organización de una fuerza sociopolítica propia que acompañe lo que queda de gestión gubernamental y siembre expectativas en función de 2011. En ese punto es importante contar con dirigentes juveniles que tengan la suficiente capacidad e independencia como para convertirse en referentes políticos de sus respectivos territorios.

La apuesta es a retomar la iniciativa, a intensificar el trabajo con los sectores más postergados y reavivar el idilio con los oscilantes sectores medios. “Voy a dar todas las batallas que sean necesarias para combatir la pobreza y la desigualdad”, aseguró hace poco Cristina. La tarea es organizarnos y acompañarla.

Caniche Pipo

7 comentarios:

  1. Muy bueno Caniches!
    Hay que alentar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ja! Vandercochi chupate esta!!!
    Grande Cumpa caniche Pipo.
    El caniche chino

    ResponderEliminar
  3. Apoyo este posteo en toda su extension. abrazos caniches

    ResponderEliminar
  4. Fuerza Compañera Cristina!!!! Arriba Morocha!!!!!
    Nelson de Urquiza

    ResponderEliminar
  5. Parece que te leyo a vso Pipo la presidenta, para seguir marcande la agenda politica de este país, trmendo posteo, a la altura de un Caniche de Perón, abrazo peroncho.

    ResponderEliminar
  6. no se que pasará después del 2011, pero se están pegando flor de cagazo...

    CFK se la banca, se bancó la de los gauchócratas, la de los medios forros, y la van a tener que bancar hasta el 2011.

    saludos

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.