martes, 2 de noviembre de 2010

PERDÓNALOS, SEÑOR


Estuvimos haciendo un balance: de todas las notas post exequias del Flaco, la que se llevó el Gorila de Oro fue la de Juanjito Sebrelli en La Nación del sábado pasado. Sólo con este pasaje, el primate sienta su culoardiente en el podio del Supremo Cipayo Cagatintas (escoltado por Morales Solá y Marianito Grondona):  

“La actitud mágica ante la muerte suele envolver a los difuntos famosos con un aura de santidad o heroicidad; no debe extrañarnos que hasta algunos adversarios, políticos, analistas, periodistas y escritores, elogiaran el espíritu de lucha del jefe de un Gobierno vituperado hasta el día anterior por el autoritarismo, la agresividad y la corrupción. El sacrificio y aún la inmolación por un ideal se transfiguraron en una cualidad política, olvidando también que las peores causas han contado con militantes dispuestos a dar su vida.”

¿Qué viene ahora, ya no desde la prensa filibustera, sino desde el Gorila de Base o Gorila de Laverap luego del discurso reciente de Cristina?

La Presidenta sintetizó: “No es el momento más difícil de mi vida sino el más doloroso”.

Qué escucharemos mañana en la Línea D?

- Si se veía que era de día, ¿para qué dijo que hablaba en cadena a las 20.30?

- Moyano le tiraba gas pimienta desde atrás de cámara para que llore.

- El vestido ese era Chanel, je, no es el que uso yo para ir a los velorios. Así cualquiera está de luto. ¿O te pensás que estos son boludos?

- Al final, no sé qué era peor, si esta yegua o el otro mafioso.

- Vas a ver, le va a pasar lo mismo que a esa turra de Isabelita.

Perdónalos Señor, son una manga de pelotudos.

Caniche Pipo


7 comentarios:

  1. con Ella a full, abrazos compañeros

    Adal

    ResponderEliminar
  2. hijos de puta es poco, pero bueno como hacen una construcción de la realidad totalmente mentirosa, tienen que seguir mintiendo, de algun modo tienen que explicar como el pueblo les cerró el orto una vez mas
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Que usa la muerte de su esposo para victimizarse y queel efecto muerte prematura le da imagen positiva y va a ganar por eso, y demás boludeces, podemos estar todo el día muchachos pero hay cosas más importantes.

    ResponderEliminar
  4. Perdónalos, Señor. O también puedes no perdonarlos una mierda y hacerles sentir el rigor de la Justicia Divina. Vos ve.

    ResponderEliminar
  5. Pipo, no cuente conmigo, yo no los perdono, y tampoco creo que Dios lo haga, de ser así, lo agarra el General y lo re caga a patadas.
    Amén.

    ResponderEliminar
  6. Al pelotudo de Sebrelli lo tuve de maestro en cuarto grado del Herrera Vegas, solo tengo dos recuerdos de él uno que mientras nos daba los deberes para hacer en el aula se raascaba las bolas mientras leia el diario y despues se olia los dedos, y la otra es que su verdadero nombre era Juan Perez, quizàs llamarse así signò su destino de ser un simpre pelotudo que intentó dárselas de otra cosa.
    Un pobre tipo que pertenecía como Sarlo a esa izquierda mareada que nunca pudo entender al pueblo.
    Un pobre tipo, un forro

    ResponderEliminar
  7. LUX ETERNA: no, la Sarlo salió de la derecha, de la derecha del peronismo, fue militante de Guardia de Hierro Demetrios, de ahí se pasó al Partido Comunista Revolucionario, de ahí pasó al alfonsinismo mas abyecto y lame culo (buenos beneficios profesionales de por medio - vease catedras y becas), de ahí al FREPASO, de ahí a un engendro de socialismo de tertulia (se reunian no sé dónde para decir boludeces mientras el pueblo se recagaba de hambre durante el menemato), de ahí a Clarín y La Nación, de ahí.... andá a saber dónde carajo va a parar esta intelectualoide de cartón. Lo cierto es que la mina volvió a sus raíces: LA DERECHA. Ahí la tenés

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.