lunes, 13 de julio de 2009

COMUNICADO DE LA AGRUPACIÓN H.I.J.O.S. Reg. Capital

H.I.J.O.S.
Lunes 13 de julio de 2009

Repudiamos que un represor dirija la Policía Metropolitana
A casi 15 años del atentado en la AMIA, que asesinó a 95 personas, un ex policía federal acusado de obstaculizar la investigación fue designado Jefe de la Policía Metropolitana. Se trata del ex comisario Jorge Alberto “El Fino” Palacios. Ese será el nuevo Jefe de la Policía de Macri, será la cabeza de esta nueva Fuerza represiva del Gobierno de la Ciudad. No va a estar nada bueno Buenos Aires.

Se sabe: a Palacios le gusta la represión. Por eso, después de haber incumplido su función para investigar el atentado, fue voluntariamente a reprimir a Plaza de Mayo el 20 de diciembre de 2001. Ayer, en la Legislatura, Marta Vázquez, de Familiares de Víctimas de la Represión del 19/20 de diciembre de 2001, mientras lloraba pidió que no se nombre a Palacios en ese cargo.

Sin embargo, el Ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro, defendió al represor designado y sostuvo que “El Fino” Palacios es el “mejor Jefe de Policía para la Ciudad”. Tras confirmar todas las acusaciones en su contra, pero ampararse en el “principio de inocencia”, Montenegro dijo que a Palacios lo conoce porque son amigos desde hace 20 años. Sobra decir que la amistad no es ninguna garantía de idoneidad moral ni de exención de culpabilidad en todos los delitos de los cuales está acusado Palacios.

Así se viene la “nueva” Policía de Macri: con represores que anhelan las “viejas” formas de hacer política desde la Policía. De hecho, Palacios lo plasmó en su libro “Terrorismo en la Aldea Global”, en el que, por ejemplo, asegura que "la Argentina era el teatro de operaciones de los revolucionarios marxistas que sembraron violencia y terror en la ciudadanía." Y, afirma que "la guerrilla no decrece y un nuevo movimiento militar toma el poder (Proceso de Reorganización Nacional), durante el cual el combate contra la guerrilla se intensificó”. Este libro fue publicado en 2003, lo que implica que sus ideas son recientes.

Desde el retorno de la democracia exigimos el total desmantelamiento del aparato represivo y sabemos que falta mucho, pero más falta todavía cuando quienes fueron retirados de las Fuerzas vuelven a ser contratados. Palacios es un heredero de la ideología represiva de la dictadura. Con el criterio de su nombramiento, todo represor no condenado podría integrar las Fuerzas de Seguridad, lo que implica echar por la borda la lucha contra la impunidad que el pueblo sostiene desde hace tantos años.

Se viene la Policía de Macri, la que intensificará las políticas represivas de su gestión, con un ideólogo del terrorismo de Estado a la cabeza. Los familiares de víctimas del atentado en la AMIA caracterizaron a Palacios como el nuevo Astiz; entonces Macri, ¿sería el nuevo Videla?.

FUERA PALACIOS DE LA POLICÍA METROPOLITANA.
NINGÚN REPRESOR EN EL ESTADO: TODOS A CÁRCEL COMÚN, PERPETUA Y EFECTIVA

H.I.J.O.S.Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el SilencioRegional Capital

http://www.hijos-capital.org.ar/
http://ar.mc1112.mail.yahoo.com/mc/compose?to=hijos@hijos-capital.org.ar

2 comentarios:

  1. Que no positivo está bs as. porque todos estos hijos de puta son lo mismo yo hice un posteo en mi blog de duhalde y fino palacios. son una mierda.
    fino palacios no puede asumir debería llevarse este tema a la justicia...
    saludos y me alegra que todos denunciemos desde donde sea a este represor perverso hijo de mil putas.
    Mas que amigo de montenegro debe ser socio digamos la verdad. saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno es hora coordinar y movilizarce en contra de estos hijos de mil putas y tambien salir a apoyar incondicionalmente a la presidenta ante el futuro golpe de estado que quiere dar la derecha en la argentina, ver a macri mirta legrand el canal del colo ,clarinete, el uruguayito chimentero y toda sa lacra lo quieren y dan asco, hay que frenarlo porque son cagones y ratas.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.