miércoles, 11 de noviembre de 2009

BUENAS NOTICIAS: LA POLITICA Y LA MILITANCIA SE IMPUSIERON SOBRE EL NEGOCIO Y LA MENTIRA



En el día de ayer, ARPA (Asociasion de Radios Privadas Argentinas) apeló a la mentira, a la tergiversación, a la manipulación, en fin a sus procedimientos habituales para ocupar en forma indebida la mayoría de los lugares en el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, desplazando a las PYMES nacionales.

La noticia del fraude de ARPA circuló rápidamente entre los blogueros, quienes enviamos a toda velocidad la noticia a centenares de contactos, además de consignarla en los blogs. Produjo mucha impotencia y mucha bronca el saber que luego de 25 años de lucha por la democratización de los medios, las organizaciones de las PYMES quedarían afuera del Consejo Federal. Y lo que es peor, que los aliados permanentes del poder antipopular lograrían imponerse nuevamente y como siempre.

Pero como tenemos un gobierno que mira y atiende los intereses del pueblo, triunfaron la política nacional y la trayectoria militante. Luego de una pulseada muy fuerte en la mesa de negociación y con la ayuda del compañero Martín García (NAC&POP), hoy tenemos buenas noticias:
Al flamante Consejo Federal de Comunicación Audiovisual accedieron:

ALBERTO MARTINEZ,
Presidente de la ASOCIACION ARGENTINA
DE TELEDIFUSORAS PYMES COMUNITARIAS (AATECO)

OSVALDO FRANCÉS
Presidente de la ASOCIACION DE RADIODIFUSORAS
BONAERENSES Y DEL INTERIOR DEL PAIS (ARBIA),
integrante de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA)

Felicitamos a los compañeros por el logro obtenido, producto de una larga trayectoria en los medios pyme al servicio de lo nacional y popular.

El caniche Chino

1 comentario:

  1. Todavía festejo en mis orgasmos peronistas (mentales)... esta movida con cachetazo a Clarín incluído.
    Coco

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.