martes, 24 de noviembre de 2009

"Greenpeace... miente al servicio de la Corona británica", por Carlos Andrés Ortiz

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, gentileza Marcelo Speranza)

Nada nuevo que Greenpeace se dedique a mentir y tergiversar en sus distintas costosas y estruendosas campañas mediáticas.
Ahora sus más virulentos ataques se centran en difamar la actividad nuclear argentina –la cual es un verdadero orgullo para todos los argentinos de bien-, y en oponerse al montaje de la central termoeléctrica a carbón que se está concretando en Río Turbio, allá al pie de la Cordillera de Los Andes y junto a la desolada frontera chilena.

Analicemos para desentrañar las tramoyas y engaños –por cierto el modus operandi- de los “greenpicianos” y otras transnacionales de la ecolatría.
La actividad nuclear está resurgiendo con mucha fuerza en todo el mundo, y prueba de ello son las numerosas usinas nucleares en construcción en diversos países que dominan esta avanzada tecnología, dentro de los cuales Argentina está en el “top ten” (entre los 10 países más avanzados tecnológicamente en el campo científico nuclear), y por cierto no en el último de lugar de esos 10.

Una breve e incompleta lista de países que están construyendo centrales nucleares incluye a Finlandia (tiene en construcción la más grande), Rusia, China, India, Brasil, EEUU, Francia, y por supuesto Argentina.
Por otra parte, pese al corrosivo accionar de “los verdolagas” (los ecólatras), Italia, España, Suecia y Alemania están reconsiderando seriamente volver a construir grandes centrales nucleares, por la nociva dependencia que padecen respecto al gas natural importado, dependencia que por cierto los “espejitos de colores” de las energías solar, eólica y otras (promocionadas hasta el absurdo paroxismo por los fundamentalistas de la ecología) no pueden solucionar.

Pero volvamos al meollo del tema. Como –afortunadamente- Greenpeace, World Wild Found con su filial “argentina” Vida Silvestre y otros activistas ultras del “ecologismo taliban” no pudieron paralizar la construcción de Atucha II, ahora apuntan su artillería difamatoria y falaz, con el objetivo de impedir la concreción de Atucha III y las imprescindibles tareas de repotenciación –extensión de la vida útil de Embalse.
Además sin duda esos falsos “ambientalistas” quieren impedir los avances del proyecto CAREM, una central nuclear modular de diseño totalmente nacional –y por cierto muy avanzado-, que Argentina producirá en serie, tanto para el ávido mercado local como para exportación.

La importancia de todo este amplio plan nuclear en marcha es múltiple. En lo concerniente a la generación eléctrica, triplicará largamente la producción de electricidad proveniente de nuestras usinas nucleares, en el breve lapso de 7 a 8 años.
Consecuentemente, será un valioso aporte para solucionar la tremenda crisis energética en la que nos sumieron décadas de políticas económicas neoliberales (desde 1976 a 2001), contra la cual los “talibanes de la ecología” jamás protestaron; ¿cómo lo iban a hacer si son parte activa de los promotores de la disolución nacional?

Por supuesto que la enorme masa de energía nuclear adicional, ahorrará cuantiosas cantidades de petróleo y gas natural, que de otra forma se quemaría en nuevas centrales termoeléctricas, produciendo –estas usinas en base a petróleo y gas, que por otra parte no tenemos- enormes cantidades de gases, líquidos y residuos sólidos altamente contaminantes. ¡Pero los ecólatras jamás protestan en estos pagos contra las usinas en base a petróleo y gas! ¿Parece un contrasentido? ¡NO! Greenpeace, Vida Silvestre y similares no pueden ni quieren oponerse a sus “patrones”, las grandes petroleras anglosajonas (de Gran Bretaña y EEUU), que son sus promotores y “espónsores”. ¡Como se ve, más que “ecologistas” son verdaderos fariseos del fundamentalismo ecologista!

Pero Greenpeace va más lejos aún, tiene la osadía de difamar acerca del valiosísimo accionar de todo el Sector Nuclear Argentino, liderado por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).Lamentablemente el argentino medio desconoce la vastedad, profundidad y enorme importancia social, económica y estratégica de los Entes Nucleares Argentinos.

No solo su accionar es insustituible para la producción de insumos para tratamientos oncológicos (irradiación de tumores cancerosos), sino también para otros estudios médicos no invasivos. También realiza estudios de resistencia de materiales y otros trabajos de investigaciones, con directa aplicación en la Industria Argentina.

Por cierto, se domina y produce todo el proceso de fabricación de combustibles nucleares y del agua pesada, además de prospecciones mineras para la extracción de uranio. Se diseñan y fabrican reactores nucleares para fines pacíficos (medicinales y de investigación). Su campo tecnológico se extiende además a otras áreas de la ciencia avanzada, por intermedio de la empresa asociada INVAP (una estatal rionegrina que nació al amparo de la CNEA), la cual no solo produce reactores nucleares. También diseña y fabrica satélites, radares, usinas eólicas y otros productos tecnológicos a medida de los requerimientos nacionales.

¡Y no solo se abastece al mercado interno, también se exporta! Hasta le ganamos licitaciones internacionales a empresas estatales del Primer Mundo! Así se entiende la “furia” de Greenpeace contra el Sector Nuclear Argentino, aguijoneada por sus “patrones” británicos.Los ataques contra la central eléctrica a carbón que se está montando en Río Turbio –Santa Cruz- tienen de última similares patrones de motivaciones por parte de Greenpeace.

Miente esa transnacional del talibanismo ecologista, al afirmar que esa usina “provocará los derretimientos de los glaciares”. Eso es un absurdo, que solo pueden creer incautos, gentes muy mal informadas, o los “negacionistas psicológicos” que solo repiten el libreto que les inculcaron, previo lavaje de cerebro, tal como sucede con los “perejiles” del violento activismo ultra ecologista.

En las vastedades patagónicas, los gases que emitirá esa nueva usina, serán como una gota de agua en el desierto, totalmente irrelevantes. Pero en cambio será significativo el aporte de esa nueva usina, tanto para proveer una fuente genuina de trabajo en nuestro deshabitado extremo sur continental argentino, para utilizar un insumo local y nacional a muy bajo costo (casi al pie de la mina); y sobre todo contribuirá a ahorrar petróleo y gas natural, que es lo que molesta a los “esponsoreadores” anglosajones de Greenpeace.

Por si a algunos incautos o inocentes les quedara alguna duda, es bueno recordar que esa transnacional de la ecología, de orientación ultra que bien puede catalogarse como incluida en la ecolatría (idolatrización de la ecología), es vox populi entre estudiosos en la materia que en los hechos opera como un apéndice al servicio del British Council (operado desde el riñón del poder británico, y apoyado por el Servicio Exterior, British of Foreing Relations y Embajadas) y del MI6 (el Servicio Secreto Británico), y su fuente principal de financiación proviene de la petrolera anglo holandesa Shell.

Su creación fue consecuencia del montaje del Club de Roma, institución operada desde los mega poderes financieros del G 7 (Grupo de los Siete, o sea EEUU, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón); institución de muy bajo perfil desde la cual se operó para crear el movimiento ecologista transnacional, de neto corte fundamentalista, que de hecho opera como una neoreligión pagana; cuyo objetivo es inducir al subdesarrollo crónico, borrando a su vez todo vestigio de Sentimiento Nacional en sus huestes de militantes fanatizados.

Baja la pantalla de la supuesta preocupación por “el medio ambiente”, el Club de Roma y sus acólitos en realidad trabajan para impedir que “el resto de las naciones” (o sea las no desarrolladas) puedan salir del estadio del subdesarrollo crónico.

En los hechos el Club de Roma “dicta letra” acerca de los dogmas ultraecologistas que se retransmiten a escala planetaria mediante los medios de comunicación pseudo culturales y otros manejados desde el G 7 (Grupo de los 7), los que operan según el “pensamiento políticamente correcto”, y mercenarios varios.

¿Cuándo tronará el escarmiento contra estos apátridas que actúan para disolver Nuestra Patria Argentina, y las Patrias Hermanas de Latinoamérica? No fue casual que la Rusia de Putin expulsó a más de 100 ONGs “ecologistas y de derechos humanos”, con sólidas acusaciones de espionaje y acciones disolventes contra el Estado Nacional.

* C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Ex Docente – Investigador = Facultad de Ciencias Económicas = UNaMEspecialista en Gestión de la Producción y Ambiente – F.I. UNaM Tesista de la Maestría en Gestión de la Energía = UNLa – CNEA Docente de Economía – Esc. Normal 10 – Nivel TerciarioDocente de la Diplomatura en Geopolítica – Inst. Combate De Mbororé.
El Caniche Chino

10 comentarios:

  1. Greenpeace es una arista más de la gran mentira de nuestros tiempos, la del Calentamiento Global producido por el CO2 producido por el hombre.
    Recomiendo compañeros buscar y ver el docu "La gran estafa del galentamiento global" (The great swinddle of global warming)

    Entre otras cosas, los hijos de puta de Greenpeace, hoy piden que tanto países desarrollados (ja) como en desarrollo bajhen un 50% sus emisiones de CO2. ¿Se imaginan donde va a parar la industrialización de los paises compañeros?

    ResponderEliminar
  2. Gente, yo espero sinceramente que la agenda ambiental de éste gobierno no sea lo que ustedes escriben. Vamos a habilitar la minería a cielo abierto con cianuro? vamos a dejar intocada la (esa si que cipaya y anglofila!) ley de minas que nos dejó Menem?
    Seguramente Greenpeace tiene defectos que señalarle, pero la saña con que se le tiran me parece digna de mejores causas.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Muchachos: con todo el cariño que me merecen, me parece que llamar al calentamiento global la gran estafa del siglo es, en términos científicos, mear afuera del tarro.

    El problema de la contaminación no es un invento imperialista, como no lo es el tema del calentamiento global. Podemos argumentar que el 70 % de las emisiones de carbono pertenecen a Europa + CAnadá + EEUU, y en función de eso decir que la sociedad de consumo es una ruta sin vuelta. Pero negar el peligro de la contaminación, disociar el y el desarrollo de la salud planetaria, me parece un juego un poco arriesgado.

    Desde Fidel Castro a Galeano, seres que no termino de entender que jueguen para la corona de nadie, han señalado el riesgo y sus consecuencias. Sin ir más lejos, Cuba tuvo el año pasado 4 huracanes de niveles catastróficos, hecho que nunca se había registrado en un año en la Isla ¿Es un invento? ¿Es una anécdota? ¿Es una pavada que millones de cubanos, haitianos, dominicanos, nicaragüenses, se queden sin casa?

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Bueno en un blog amigo me permito hacer algunas consideraciones que ojalá puedan aportar.

    Desde ya estoy a favor de cuidar el ambiente de nuestra región nosotros, reafirmando el principio de soberanía de los estados para llevarlo a cabo.

    Si bien el calentamiento global no es un verso hoy es inviable combatirlo seriamente, debido a que EE UU pone demasiadas condiciones para adherir al tratado de kioto.

    Asimismo quiero decir que una de las cosas buenas que se hizo en el gobierno de los 90 es devolver a las provincias el dominio originario de sus recursos naturales, o sea si hay minería en una provincia debe ser de esta su dominio y no de la nación es una cuestión de justicia.

    En lo personal creo que la CNEA, tiene investigadores muy calificados para realizar estudios para generar si bien energía que puede ser muy contaminante, el desarrollo tratado con los conocimientos necesarios es viable no solo ambientalmente sino economicamente también.

    Sobre Greenpeace no tengo nada que decir nada que venga del extranjero como paquete al que hay que comprar sin discutir me dá confianza.
    El problema no es greenpeace sino afrontar el desafío de utilizar los recursos humanos, que tiene Argentina, investigadores, para generar desarrollo sustentable y sobre todo no olvidando que una de las condiciones del desarrollo sostenible es la justicia social.

    Desarrollo sostenible y calidad de vida digna para sus habitantes están intimamente relacionados. saludos. Buen post.

    ResponderEliminar
  5. Muchachos me paece que aca la equivocan

    1 la cuestion ambiental no es ni imperialista ni nada que se le asemejej , es un hecho real, al igual que el calentamiento global. Es algo probado y los embates que se producen en la naturaleza y los cambios ciclicos de temperatura van mas alla de la "simplificacion" de catalogar a la lucha ambiental como imperialista o elitista

    greenpeace tiene muchisimos errores y politicas no del todos claras, pero eso no implica desprestigia aotros ong que relamente hacen un trabajo mancomundado y de concientizacion de la tematica ambiental, precisamente para que la ciudadania cceda a toda la informacion

    comparar la rusia de putin, excede cualquier comentario

    una de las cosas que podemos no estar de acuero es la falta de una agenda ambiental del gobierno, veladero, barrick gold, oascua lama, veto a glaciares, falta de agenda sobre cambio climatico, y es una pena porque hay voluntad y ganas

    por ultimo flaco, no podes tirar tan sulto de cuerpo, la usina de carbono va emitir unos gases aislados de co2 que no van alarmar a nadie. es un desproposito e implica caer en el circulo vicioso y a corto plazo de trabajo hoy, destruccion mañana,
    los gases de efecto invernadero se distribuyen de manera constante en la atmnosfera, y no se puede seguir usando tecnologia obsoleta como esa, no hay eficiencia enrgetica de ningun tipo y en ves de gastar en un modelo no sustentable, se puede destinar fondos al premer u otros programas similares de promocion de energias renovables

    la cnea tiene gente brillante y muy capacitada y si es verdad que la energia nuclear bien gestionada puede ser considerada como una fuernte alternativa de energia

    ResponderEliminar
  6. Cros, a no confundir contaminación con CO2 por favor, a no caer en la trampa...lo que está en juego son los recursos de los países pobres no para ellos mismos, si no para los ricos. Geenpeace es una herramienta más para que eso ocurra.

    Es dificl creer que lo del CO2 es una mentira. Pero bueno, que le vamos a hacer. No podemos meter al CO2 (del cual nosotros provenimos) en la misma bolsa que CN (cianuros) o glisfosato o sulfuros.

    El que quiera creer que crea, pero al menos, dense la oportunidad de ver el documental citado. No es tan grave verlo, y no contamina.

    ResponderEliminar
  7. Inmediatamente después de leer la nota tuve la sensación de que en el país se están llevando a cabo proyectos importantísimos que ignoro. Las ONG siempre me dieron esa sospecha, prefiero que se organice el estado nacional para resolver las cosas.
    Al leer los comentarios, creo que el artículo hiere la suceptibilidad de la gente de Proyecto Sur, Pino basó gran parte de su campaña en un tema ecologista.

    ResponderEliminar
  8. Quiero decir que si hay políticas de estado para cuidar el ambiente en los distintos ordenes de gobierno Nación, Provincias y Municipios. Por supuesto cada una con mayor o menor desarrollo. Tenemos la Ley General del Ambiente, Leyes de presupuestos mínimos de gestión ambiental, Leyes que controlan la generación de residuos. Hay una nueva ley que se está tratando o ya salió de presupuestos mínimos de protección de los glaciares.
    Se están haciendo grandes cosas en materia de política ambiental, falta mucho pero todo suma.
    Asimismo como precisamente me refiero a políticas los acuerdos con países vecinos como brasil, están bien encaminados por el gobierno ejemplo generar energía de manera conjunta. Lo mío es un aporte hacía donde creo deberíamos ir sin pinos en el medio...

    Puestos a tratar el tema greenpeace a mi modo de ver no resiste el menor análisis es un club de amigos que sacan ventajas de todo, de estados para evadir impuestos, de giles para sacarles sumas mensuales de sus tarjetas de crédito. Son corruptos y mentirosos pero no faltará oportunidad de que a cada uno de nosotros, un conocido, amigo, vecino, le ofrezca sumarse al grupo y después verán como el reclutador se gana un viaje gratis, según los miembros sumados a la "causa". saludos

    ResponderEliminar
  9. es que vita no pasa por herir susceptibilidades de gente de proyecto sur, proyecto este o proyecto blancanieves...

    la agenda ambiental y los problemas ambientales urbanos y rurales, exceden cualquier definiciopn politica

    una politica ambiental es necesaria para poder disponer y asegurar un mejor manejo de los recuros naturales propios

    ResponderEliminar
  10. me gustan los fundamentos,aunque no soy companera ,soy una amazona de cristina ,me gustan la iformacion ,eso es ,fundamentar,replicar .buen sitio los encontre de casualidad.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.