domingo, 15 de noviembre de 2009

REFORMA POLÍTICA: UN TRAJE A MEDIDA PARA LA DEMOCRACIA

A falta de ideas, a la oposición sólo pueden caérsele adjetivos descalificativos ante cada iniciativa del gobierno popular. Sucedió con, por caso, las ya sancionadas leyes de Medios, Facultades Delegadas, Presupuesto. Ahora le toca al proyecto de Ley de Reforma Política enviado al Congreso. Al toque, Carrió salió a decir que la prioridad era tratar el ingreso universal por la niñez. No terminó de decirlo, y nuestra Presidenta ya había lanzado un plan que destinará 10.000 millones de pesos mensuales a la inclusión de 5 millones de chicos menores de 18 años. Este beneficio no es “universal” para Carrió. Para que lo fuera, deberían cobrarlo también Valeria Mazza y Maru Botana, con lo cual, siempre de acuerdo con el razonamiento de la pitonisa, se evitaría el “clientelismo” conque este gobierno mantiene como rehenes a los pobres. ¿La siguen?

Otro argumento remanido de la oposición es que el gobierno se mueve con rapidez para allanar el camino que le permita a Néstor Kirchner “perpetuarse en el poder”. En el caso de la Ley de Reforma Política, es el famoso “traje a medida”. Sin embargo, seis años atrás, en agosto de 2003, se creaba -en el ámbito del Ministerio del Interior- la Comisión para el Análisis y Estudio de la Reforma Política, con el fin de integrar a actores gubernamentales y a miembros de entidades civiles, partidos políticos y personalidades académicas. Así, comenzaba a instalarse la necesidad de empezar a debatir y cotejar las bases de un futuro proyecto de reforma. Y nadie dijo nada.

Una “cáscara vacía”, un proyecto “perverso”, “oscuro”, creado para “perjudicar a los partidos chicos” y “evitar la formación de una nueva oposición”, dijeron Aguad, Pinedo, Feli “Pillo” Solá, Lavagna y Pinocho Solanas. Muchachos, la oposición no se conforma porque son una banda de buitres a los que no se les cae una idea, ni siquiera para sostener el piquito de diferencia de votos logrado el 28 de junio o la performance mediática del limitadísimo Cobos. No hace falta ninguna ley para impedirlo: ustedes son sus propios enemigos. Además, el “oscuro proyecto de ley” nació de la ronda de diálogo convocada por Cristina, del aporte conjunto de distintos partidos políticos, que acordaron conformar y enviar la reforma al Congreso. Incluso, para su elaboración se ha echado mano de iniciativas presentadas por el senador Adolfo Rodríguez Saa y por los diputados Patricia Bullrich y Federico Pinedo, que hasta donde todos sabemos forman parte del arco opositor, aunque ahora, con total bulimia política, apoyen algunos aspectos de este proyecto con cierta reticencia y aseguren que les produce “asco”.

Si estamos de acuerdo en que resulta urgente y necesario fortalecer la Política frente al creciente poder acumulado por las Corporaciones, debemos concluir que esta Ley de Democratización de la Representación Política, Equidad y Transparencia Electoral está hecha a esa medida y no a otra, como pretende instalar esta oposición díscola y camaleónica que busca desestabilizar a toda costa al gobierno popular. Los ejes de esta norma son la implementación de elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias y la regulación del financiamiento de las campañas, aspectos que apuntan claramente al fortalecimiento del sistema de Partidos.

Primarias, candidatos, alianzas

Las elecciones primarias abiertas han demostrado ser efectivas en los Estados Unidos, Uruguay, Costa Rica y Colombia, entre otros países que no integran ningún Eje del Mal, con partidos más sólidos y más institucionalizados. Sin ir más lejos, la provincia de Santa Fe constituye una valiosa experiencia en ese sentido. Por otra parte, en Europa, donde tradicionalmente los partidos seleccionaban a sus candidatos, hoy se trabaja sobre métodos más abiertos, casos Francia, Italia y Reino Unido.

El voto de las primarias será obligatorio y se podrá emitir un voto para una sola agrupación política. Esto impide la conformación de listas colectoras y espejos. También se regulará la conformación de alianzas, confederaciones y fusiones, a fin de ordenar y hacer más fluido el funcionamiento del régimen de partidos, tanto para la ciudadanía como para los propios actores políticos.

Se trata, entonces, de fortalecer a los partidos como herramientas de participación popular en los asuntos públicos, frente a la aparición de propuestas personalistas o circunstanciales, para lograr una competencia política más estable y con mayor control popular. Para alcanzar esa representatividad, esta Reforma eleva el piso para la constitución de un partido al 5% de afiliados sobre el total del electorado, y eleva también el piso mínimo para mantener la personería jurídica al 3% del padrón en dos elecciones sucesivas. La fragmentación excesiva del sistema partidario no es buena para la democracia: hoy tenemos más de 680 partidos con personería jurídica.

Los candidatos a presidente y vice deben sacar un mínimo del 1 por mil del padrón. Los candidatos a diputados y senadores necesitarán, al menos, el 2 por mil del distrito por el que se postulan. Y más: los candidatos sólo puede presentarse en las internas de un partido y para un solo cargo. Todo aquel que aspire a la presidencia de la Nación deberá presentarse previamente a primarias. Otro punto muy destacable es que la Reforma determina que no podrán ocupar cargos públicos aquellos personajes que hayan tenido o atraviesen autos de procesamiento por delitos de lesa humanidad y violaciones a los derechos humanos.

Campañas y publicidad

Se democratiza la competencia electoral. Con esta Reforma, el Estado garantiza a todos los partidos, de manera equitativa y proporcional, espacios de publicidad en medios audiovisuales.Y prohíbe: la contratación privada de estos espacios, y las contribuciones monetarias por parte de personas de existencia ideal (establece que los partidos sólo podrán recibir contribuciones de personas físicas), evitando el “influjo” de las corporaciones en futuros actos de gobierno de cualquier partido. Además, establece que se otorguen con mayor equidad los fondos públicos para los partidos políticos: el 50% en forma igualitaria y el 50% de acuerdo a los resultados de la última elección.

En las campañas, se prohibirá la publicidad de actos de gobierno desde 15 días antes de la fecha de la elección. Las campañas se acortarán a 35 días para la elección general y 30 días para las primarias. Los partidos que contraten publicidad serán sancionados, y atenti: el canal o la emisora perderán su licencia.

La publicidad en los medios audiovisuales será de 25 días en la elección general y 20 días en las primarias. Los spots deberán financiarse con los fondos de campaña; las publicidades de TV deben tener subtítulos. Basándose en la Ley de Medios, las emisoras de radio y TV deberán ceder para la publicidad electoral en forma gratuita el 10% de su espacio de programación; es decir, las radios y los canales no podrán cobrar de ningún modo dinero por las campañas.

Otro elemento importante en ese sentido es la regulación de las encuestas y los estudios de opinión con que se intenta manipular al electorado. La gente podrá saber quién ha contratado a estas autodenominadas “consultoras” y bajo qué metodología se ha elaborado cada sondeo. Además, en función de la transparencia, la Reforma prevé la creación de un Registro de Empresas de Encuestas y Sondeos de Opinión. Esto es, que las encuestas no cumplan la función de formadoras de opinión, sino que arrojen información para ser analizada por los electores.

Avances y nuevas tecnologías


Se unificarán los padrones masculino y femenino (igualdad de género), y se incorporarán nuevas tecnologías en distintas etapas del procedimiento, ajustando el sistema a la realidad de la era digital. En ese sentido, se creará el Registro Nacional de Electores en soporte magnético, que actualizará la información de los padrones en forma permanente y reducirá tiempos y costos del proceso eleccionario.

En definitiva, un “TRAJE A MEDIDA”, a medida de la DEMOCRACIA, la EQUIDAD, la TRANSPARENCIA, la PARTICIPACIÓN POPULAR y el FORTALECIMIENTO de la POLÍTICA.

Caniche Pipo

3 comentarios:

  1. muy clara la explicacion hasta yo lo entendi jajaja. habalndo en seri excelente resumen

    ResponderEliminar
  2. Me parece una reforma necesaria, igualmente, creo que se orientará en definitiva a que el caudal de votos se quede en 3 o 4 propuestas, lo cual me parece correcto. Lo único en lo que no estoy de acuerdo es con la publicidad de los actos de gobierno; me parece que debería suspenderse durante toda la campaña electoral, cosa de no confundiar peras con manzanas, sea cual fuere el gobierno de turno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, no cre que influya tanto si la propaganda oficial se corta 15 días antes. De cualquier manera, es su opinión y la respeto. ¿Y el resto? Es un cambio importantísimo: se fortalece la política porque se acaba la hegemonía corporativa. Por eso chillan tanto: se les termina el negocio a unos cuántos.

    Saludos
    Caniche Pipo

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.