sábado, 23 de mayo de 2009

Un caniche aullando a la luna.


Apretando bien el paquete apuraste ese vaso,
saliste corriendo a la calle (te estaba llamando).
La puta que feo que fue sin la margarita
las sirenas estan sonando y yo sin agua vendita.

La noche te rompe la copa prendiendo ilusiones
dejandote retazos de sueños por los rincones
pero nena, tu risa es la magia de los rock and rolles,
tatuada llevo la marca de tus aguijones...

Curaste todas tus heridas con agua podrida
le mentiste al diablo tres veces ( vendiendole flores ),
y te llevaste en andas al ángel de los perdedores.

Escondiste todos tus recuerdos en una guarida,
jurando que nunca dirias alguna mentira.
Pero vienes de esos callejones que funden alcoholes,
dónde sólo campionan los peores.

Curaste todas tus heridas con agua podrida
le mentiste al diablo tres veces ( vendiendole flores ),
y te llevaste en andas al ángel de los perdedores,
y te llevaste en andas al ángel de los perdedores

Los redonditos de ricota

El Caniche Chino

3 comentarios:

  1. compañeros creo que el tema es del soldado, no de los redondos...bah o salvo que la letra sea de los redondos pero me parece que no..Un abrazo fraterno, y caniche chino la proxima reunión bloguera nos vamos a acercar a saludarte

    ResponderEliminar
  2. compañeros creo que el tema es del soldado, no de los redondos...bah o salvo que la letra sea de los redondos pero me parece que no..Un abrazo fraterno, y caniche chino la proxima reunión bloguera nos vamos a acercar a saludarte

    ResponderEliminar
  3. Hola Tío Campora:
    El tema es de los redondos, pero hay una versión de El Soldado en vivo muy buena.
    Nos vemos en la proxima reunion bloguera seguro.

    Un abrazo Peronista y Militante
    El caniche Chino.

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.