viernes, 10 de abril de 2009

ADIÓS MABEL


Hoy a las 8 de la mañana falleció la presidenta de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, Mabel Gutiérrez. Tenía de 77 años, y murió de un infarto al corazón luego de ser asistida en su casa por dos compañeras de militancia a quienes había llamado por teléfono tras percibir los síntomas del ataque.

El velatorio se está realizando en la calle Riobamba 34, Capital, a la espera de la llegada de dos hijos de la luchadora por los derechos humanos, que viven en el exterior. A pedido de Mabel, el cuerpo será cremado y las cenizas serán esparcidas en el Parque de la Memoria, ubicado en la costanera norte de la ciudad de Buenos Aires, monumento al que ella contribuyó a levantar con su labor en honor de los desaparecidos y asesinados por el terrorismo de Estado.

Mabel había llegado a Familiares luego de la desaparición de su hijo Alejandro, que se produjo el 24 de julio de 1978. Alejandro le había hablado de Familiares, razón por la cual fue el primer organismo al que acudió para iniciar la búsqueda. Era presidenta de Familiares desde hace muchos años. Nació en Carlos Casares, provincia de Buenos Aires, donde se casó con un médico y tuvo cuatro hijos, entre ellos Alejandro.

Los Caniches nos sumamos al duelo de familiares, amigos y compañeros de militancia.

5 comentarios:

  1. un abrazo en el alma, hasta la victoria siempre compañera

    ResponderEliminar
  2. En el blog de mercenarios defensores de la libertad de exprecion me censuraron loco son unos hipocritas,mociono un boicot por una semana como medida de fuerza contra el blog de los vendidos periodistas reclamando libertad de exprecion
    mocion de orden para votar compañeros

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo y toda la empatía. Ahí es cuando uno quiere que exista un cielo para que Mabel se reencuentre con Alejandro.

    ResponderEliminar
  4. El último y emocionado abrazo para Mabel.

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo.Y siempre la memoria...

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.