domingo, 19 de abril de 2009

Destruyendo al enemigo







2 comentarios:

  1. Queridos Compañeros:
    Genial el video de D´Elía! No tengo cable y estas cosas me las pierdo.
    Me queda tan claro cómo operan, quiero aprender más para desarticularlos cuando hacen esas operetas baratas de cambiar las cosas para quedar bien parados y seguir sosteniendo este sistema de mierda que los beneficia.
    Después me fumé el videíto del Che que tienen los gorilazos soretes de la página del gatito marplatense (que también descubrí gracias a Uds.).
    Estoy llena de ganas de peronizar. No quiero el país de ellos, no, no y no.
    Ahora lo del odio, yo considero que lo tenemos que replantear. No podemos repetir el modelo de ellos (que sí es de odio), así que cueste lo que cueste y caiga quien caiga tenemos que producir otra cosa, superior.

    Gracias, valoro muuucho esta página, me encanta.
    Un abrazo, compañeros
    Cristina A

    ResponderEliminar
  2. Hola Compañera Cristina A:
    Gracias por tu comentario, quizas tengas razón con lo del odio pero, y esto lo digo en forma personal sin involucrar a los otros caniches,a mi me cuesta mucho no odiar a quienes fueron responsables de tanta in justicia y tanta muerte en nuestro país, aunque te aseguro que si tuviera un hijo haría lo posible para que fuera peronista pero no le transmitiría este odio; estoy de acuerdo que hay que construir algo superador y es como decis vos "hay que peronizar", en el barrio, en el laburo, en la escuela,en la familia.
    El peronismo como toda expresión popular se transmite así de boca a boca, de persona a persona, todos los días un poquito, para que no muera la unica esperanza de una Patria más justa que tenemos los Argentinos.

    Un abrazo grande Compañera.
    A Peronizar el Mundo !!!
    El Caniche Martín

    ResponderEliminar

Volvemos a dejar libre la posibilidad de comentarios. Estuvimos obligados a moderarlos por la cantidad de trolls que intentaban desvirtuar el debate. Pero bueno, preferimos que sean ustedes mismos los que, coincidan con nosotros o no, pero perticipan de buena leche; quienes ignoren a los tontos o maquinas de ensuciar, hasta que eliminemos su mugre.